Mundo

Crítican ley sobre el secreto médico

Exceso en leyes sobre privacidad médica ayudó al copiloto que estrelló el Airbus A320 Andreas Lubitz a ocultar sus problemas como retina desprendida y depresión. 
Gabriel Moyssen
29 marzo 2015 20:43 Última actualización 30 marzo 2015 11:52
Andreas Lubitz

La policía alemana cateó la casa de los padres de Andreas Lubitz, así como su departamento en Duesseldof. (Reuters)

Muchas cosas tendrán que cambiar en la industria de la aviación civil para garantizar la seguridad de los pasajeros a raíz de la tragedia en el sur de Francia que costó la vida a 150 personas, y una de ellas es, señalan expertos, el posible exceso en las leyes que protegen los expedientes médicos de los ciudadanos en países como Alemania.

Alemania posee uno de los marcos jurídicos para la defensa de la privacidad más herméticos del mundo. Bajo sus lineamientos, explicaron, una aerolínea está obligada a confiar en la sinceridad de los pilotos cuando estos le reportan su historial médico y carece de medios legales para verificarlo.

"No existe una regla general que obligue a doctores y tripulantes a informar a las autoridades sobre las condiciones de salud relevantes para su capacidad de volar", afirmó Ulrich Würmeling, abogado especialista en el tema de Francfort.

Destacó que por el contrario, el médico que reporte dicha información puede enfrentar cargos criminales por violar la privacidad de sus pacientes.

En el departamento de Andreas Lubitz en Düsseldorf, la policía encontró el jueves los restos de un justificante médico para que el copiloto no trabajara el martes, el mismo día en que estrelló el vuelo 4U9525.

La identidad del facultativo que lo expidió aún no se ha revelado, pero según la legislación, sólo Lubitz y no el profesional, habría tenido el derecho de exponer su expediente a sus patrones en Germanwings.

"En la práctica, si estás enfermo y tu doctor te encuentra incapacitado para trabajar, te dará un justificante por enfermedad. No dice que tipo de enfermedad es, sólo indica que no puedes trabajar y corresponde al paciente decidir si quiere comunicarlo o no en su centro laboral", explicó el abogado Christian Runte, especialista en protección de datos.

El jueves, Carsten Spohr, ejecutivo en jefe de Lufthansa, declinó en conferencia de prensa en Colonia confirmar o desmentir si Lubitz suspendió su entrenamiento de vuelo por enfermedad.

"En caso de que hubiera una razón médica para ello, la confidencialidad se aplica incluso después de la muerte en Alemania. La investigación puede buscar los documentos relevantes, pero nosotros no podemos hacerlo como empresa", añadió el directivo.