Mundo

Suspenden de su cargo al impulsor de juicio a Rousseff

La orden de la Corte Suprema se debe a las acusaciones en contra de Eduardo Cunha por intentar intimidar a congresistas para obstruir las investigaciones en su contra.
Agencias
05 mayo 2016 6:41 Última actualización 06 mayo 2016 5:0
Eduardo Cunha

Eduardo Cunha, presidente de la Cámara baja de Brasil. (Reuters)

BRASILIA.- A escasas horas de que el Senado de Brasil decida si destituye a la presidenta Dilma Rousseff para iniciar un juicio político en su contra, el magistrado Teori Zavascki del Tribunal Supremo suspendió ayer provisionalmente de su cargo al líder de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, promotor del impeachment contra la mandataria y segundo en la línea de sucesión presidencial.

El juez Zavascki actuó con base en una petición realizada en diciembre por el fiscal general, Rodrigo Janot, quien llamó a Cunha “un criminal” y lo acusó de utilizar su cargo para obstruir las investigaciones que lo involucran en una red de corrupción en la petrolera estatal Petrobras y en el comité de ética de la cámara baja.

Afuera de la Corte Suprema se escucharon juegos pirotécnicos cuando se alcanzó la mayoría para suspender a Cunha, quien será reemplazado por Waldir Marañón, también investigado por el escándalo de sobornos en la petrolera.

Zavascki argumentó en su fallo que debido a que Cunha, se encuentra bajo investigación, no es apto para estar en la línea de sucesión presidencial en caso de que la presidenta Rousseff sea destituida.

Si el Senado acepta los cargos contra la mandataria en una votación que podría llevarse este viernes, el vicepresidente Michel Temer, un aliado de Cunha, deberá asumir la presidencia y Cunha sería el próximo en la línea de sucesión. Luego de que el Tribunal Supremo ratificara por la tarde su destitución, Cunha aseguró que no renunciará y que apelará el fallo en su contra.

CONTRA TEMER 

En tanto, un tribunal electoral de São Paulo condenó al vicepresidente Temer por superar los límites de donaciones de dinero para campañas, lo que le impedirá postularse a cargos electivos por ocho años aunque aún podría reemplazar a Rousseff si fuera removida. La mandataria ha acusado a Temer y a Cunha, ambos del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de conspirar para derrocarla y acabar con 13 años de gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT).