Mundo

Combaten el veto de Trump fiscales, empresarios...

Procuradores de 16 estados y exfuncionarios del gobierno estadounidense emprendieron acciones para suspender la aplicación de la orden ejecutiva del presidente de EU que limita el acceso de inmigrantes de siete países a esa nación.
Agencias 
06 febrero 2017 21:50 Última actualización 07 febrero 2017 5:0
Donald Trump prometió mayores recursos al Ejército.

Donald Trump prometió mayores recursos al Ejército. (Reuters)

WASHINGTON.- El rechazo a la política migratoria del presidente Donald Trump continúa creciendo en Estados Unidos donde los procuradores de 16 Estados, desde California hasta Rhode Island, pidieron ayer a la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito mantener congelado el veto a la entrada de migrantes de siete países de mayoría musulmana. Petición a la que se sumaron 97 de las mayores empresas tecnológicas del país.

En paralelo un grupo de exfuncionarios estadounidenses, incluidos los exsecretarios de Estado, Madeleine Albright y John Kerry, así como el exdirector de la CIA, Leon Panetta, argumentaron en una carta a la Corte que la orden ejecutiva de Trump erosiona la seguridad nacional de Estados Unidos.

“Los acusados argumentan que la seguridad nacional requiere estas afectaciones, pero la Corte no debe permitir las violaciones constitucionales sólo con base en invocaciones sin fundamentos”, subrayaron los procuradores en su petición al Tribunal, con sede en San Francisco.

Su documento fue apoyado con una moción de “Amigos de la Corte” de un grupo de prominentes exfuncionarios de inteligencia y seguridad, que incluyeron además a Susan Rice, exdirectora del Consejo de Seguridad Nacional bajo la administración de Barack Obama. “Todos coincidimos en que Estados Unidos enfrenta amenazas reales de redes terroristas y que debe tomar todos los pasos prudentes y efectivos para combatirlos, pero vemos la orden ejecutiva como algo que en última instancia erosiona la seguridad nacional más que hacernos más seguros”, afirmaron los exfuncionarios.

Agregaron que el veto migratorio podría hacer un daño de largo plazo a los intereses de política exterior del país, poniendo en peligro a las tropas.

Por separado, en una moción similar, un centenar de las mayores empresas tecnológicas de Estados Unidos apoyaron a los procuradores argumentando que la orden hace más difícil la contratación de trabajadores.

Las empresas solidarias incluyeron a Apple, Dropbox, Facebook, Google, Lyft, Microsoft, Motzilla, Netflix, Pynterest, Reddit, Twitter, Square, Ubery Yelp, entre otras.

“La orden representa una desviación significativa de los principios de justicia y predictibilidad que han gobernado el sistema migratorio de Estados Unidos por más de 50 años”, señalaron y agregaron que “provoca un daño significativo a la innovación y el crecimiento”.

Pese a que cada día son más las voces en contra, Trump prometió durante una visita al comando militar encargado del Medio Oriente y la lucha contra el Estado Islámico (EI), en Florida, “programas fuertes” de control migratorio y evitar que “el terrorismo radical eche raíces en nuestro país”.

“Necesitamos programas fuertes para que las personas que nos aman, se les permita entrar, pero no a quienes quieren destruirnos”, señaló el mandatario, quien garantizó además una mayor inversión para el Ejército, aunque no dijo de cuánto.

Por la tarde, el Departamento de Justicia pidió a la Corte de Apelaciones que restablezca el veto migratorio, bajo el argumento de que es legal y consistente con la autoridad presidencial sobre la entrada de extranjeros a Estados Unidos y la admisión de refugiados.

Tras recibir la documentación del gobierno la Corte fijó una audiencia para escuchar argumentos orales, hoy, a las 18:00 horas.