Mundo

Colombia y EU capturan a presunto narcotraficante mexicano ligado a 'Los Zetas'

La captura de Irineo Sánchez Romero, alias 'El Mexicano', se llevó a cabo en un centro comercial de Medellín; según la Policía Nacional era el contacto de 'Los Zetas' y negociaba cocaína con el Clan del Golfo en Colombia.
Reuters
27 enero 2017 8:1 Última actualización 27 enero 2017 8:30
 [Cuartoscuro] Se requiere combatir crimen organizado y delincuencia, pero todos juntos. 

[Cuartoscuro] Se requiere combatir crimen organizado y delincuencia, pero todos juntos.

BOGOTÁ.- Un prófugo mexicano acusado de pertenecer al cártel de Los Zetas y de traficar grandes cargamentos de cocaína hacia Estados Unidos fue capturado por la policía de Colombia en coordinación con la DEA, informó este viernes un alto oficial.

La captura de Irineo Sánchez Romero, alias El Mexicano, de 31 años, se produjo en un centro comercial de la ciudad de Medellín, Colombia, dijo el director encargado de la Policía Nacional, Ricardo Restrepo.

"Era el contacto del cártel de Los Zetas, negociaba cocaína con el Clan del Golfo en Colombia", aseguró Restrepo, quien anunció que Sánchez será extraditado a Estados Unidos después de que se cumplan los requisitos legales.

El oficial admitió que los cárteles mexicanos mantienen los vínculos con grupos de narcotraficantes colombianos que los aprovisionan de cocaína que luego envían a Estados Unidos.

El Clan del Golfo es considerado como la principal banda criminal de Colombia dedicada al narcotráfico y está conformada por antiguos paramilitares de ultraderecha que combatieron a la guerrilla izquierdista en medio del conflicto interno que ha dejado más de 220 mil muertos.

Los Zetas eran el brazo armado del antiguo cártel del Golfo, con los que rompieron nexos en 2010 y comenzaron a crecer, convirtiéndose en una de las peores amenazas a la seguridad en México por el tráfico de drogas, las extorsiones a comerciantes y los secuestros de inmigrantes centroamericanos que atravesaban para entrar ilegalmente a Estados Unidos.

Ese cártel es acusado de las masacres de inmigrantes ocurridas entre 2010 y 2011 en el poblado de San Fernando, en Tamaulipas, donde fueron asesinadas en total 265 personas, y de un incendio en un casino de Monterrey en 2011 donde murieron 52 personas, entre otros delitos.

Funcionarios de seguridad sostienen que Los Zetas, que nació con desertores de un cuerpo élite del Ejército mexicano, es una organización diezmada después de la caída en el 2012 de Heriberto El Lazca Lazcano a manos de infantes de Marina y de la captura un año después del capo Miguel Ángel Treviño, el "Z-40".