Mundo

Colombia activa comando para garantizar desmovilización de las FARC

Unos 7 mil combatientes de las FARC deberán salir de sus campamentos en selvas y montañas para concentrarse en áreas especiales e iniciar la dejación de las armas, con la supervisión de las Naciones Unidas, y su proceso de reintegración a la vida civil.
Reuters
26 agosto 2016 14:26 Última actualización 26 agosto 2016 14:26
 [El trabajador fue retenido en áreas donde operan unidades de las FARC y del ELN. / Bloomberg] 

[El trabajador fue retenido en áreas donde operan unidades de las FARC y del ELN. / Bloomberg]

BOGOTÁ.- Las Fuerzas Armadas de Colombia activarán la próxima semana un comando de monitoreo y verificación con 16 mil 500 efectivos para vigilar y garantizar la seguridad de los guerrilleros de las FARC durante el proceso de concentración en zonas especiales antes de que entreguen sus armas, dijo el viernes el ministro de Defensa.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) concluyeron esta semana en Cuba una histórica negociación de paz para poner fin al conflicto armado más extenso de América Latina, que ha dejado 220 mil muertos y millones de desplazados.

Como parte de los acuerdos, que deberán ser validados por los colombianos en un plebiscito el 2 de octubre, unos 7 mil combatientes de las FARC deberán salir de sus campamentos en medio de selvas y montañas para concentrarse en áreas especiales e iniciar la dejación de las armas, con la supervisión de las Naciones Unidas, y su proceso de reintegración a la vida civil.

"El dispositivo general de la Fuerza Pública va a ser de unos 16 mil 500 hombres entre soldados y policías que estarán listos a atender la seguridad del desplazamiento de las FARC hacia las zonas veredales de tránsito a la normalidad", dijo a periodistas el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

El funcionario precisó que los efectivos del ejército y de la policía también garantizarán la seguridad de las poblaciones por las que pasarán los rebeldes en sus desplazamientos a 28 lugares entre zonas de concentración y campamentos acordados en el diálogo de paz de casi cuatro años.

Por su parte, el alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo, anunció desde La Habana que el fin del conflicto ya es una realidad. "Las FARC están saliendo de las zonas donde históricamente estaban y se están moviendo hacia las zonas veredales", aseguró.

Villegas anunció también que las Fuerzas Armadas acatarán el cese bilateral y definitivo al fuego que ordenó Santos a partir del próximo lunes, pero que no renunciarán a combatir el secuestro, la extorsión, el narcotráfico, el contrabando, la minería ilegal y el tráfico de personas, independientemente de quienes estén involucrados en esas actividades ilícitas.

"Estamos en cese al fuego del conflicto, pero no en un cese al fuego de persecución al delito. Es decir, la Fuerza Pública sigue manteniendo su deber constitucional de perseguir el delito cualquiera que sea su autor, esté o no en cese al fuego".

Villegas reconoció que el reto inmediato de las Fuerzas Militares será impedir el incremento de la criminalidad, principalmente de delitos como asesinatos, extorsiones, secuestros y robos, para impedir un deterioro de la seguridad como sucedió en países en los que se firmaron acuerdos de paz.