Mundo

China eleva alerta climática por la cercanía del supertifón Mujigae

El Centro Metorológico Nacional de China elevó la alerta climática al segundo nivel más alto por el acercamiento del supertifón Mujigae el cual ha entrado por la mañana a la parte septentrional del Mar Meridonial de China.
Notimez
03 octubre 2015 10:12 Última actualización 03 octubre 2015 10:12
MUJIGAE

Se espera que cuando el tifón toque tierra su centro tenga una velocidad máxima del viento de hasta 151 kilómetros por hora. (Foto tomada de Twitter)

El Centro Meteorológico Nacional (CMN) de China elevó este sábado el nivel de alerta climática de amarillo a naranja, el segundo más alto, por el acercamiento del supertifón Mujigae.

China tiene un sistema de alarmas meteorológicas compuesto por cuatro colores, con el rojo que representa el tiempo más severo, seguido del naranja, amarillo y azul, reportó la agencia estatal de noticias Xinhua.

Mujigae, el vigésimo segundo tifón del año, ha entrado esta mañana en la parte septentrional del Mar Meridional de China, y se desplaza hacia el noroeste a una velocidad de entre 20 y 25 kilómetros por hora con una fuerza aumentada, según el CMN.

Se prevé que el tifón toque tierra el domingo al mediodía en las costas orientales de la península de Leizhou de la provincia insular china de Hainan, con una velocidad máxima del viento en el centro del tifón de hasta 151 kilómetros por hora.

El tifón traerá vendavales a las costas de Guangdong y Hainan en los próximos dos días. La mayor parte de las provincias de Hainan y Guangdong sufrirán lluvias torrenciales.

En Hanoi, el Centro de Pronósticos Metereológicos de Vietnam llamó a mantener una estrecha vigilancia sobre el tifón Mujigae, el cuarto que impactará a ese país este año.

De acuerdo con el pronóstico, el fenómeno debe fortalecerse a su paso por las cálidas aguas del Mar del Este y alcanzar fuerza de tifón el domingo, con el riesgo de golpear la parte más septentrional de Vietnam, incluida Hai Phong y Hanoi.

Mientras, se espera que continúe con rumbo oeste-noroeste a una velocidad de 20 kilómetros por hora, tras atravesar la isla de Luzón de Filipinas.