Mundo

Católicos norcoreanos, aislados y no reconocidos por el Vaticano 

El cristianismo ha sido acallado en Corea del Norte, a causa de una serie de arrestos recientes y cualquier misionero enfrenta graves riesgos; la iglesia norcoreana es férreamente controlada por el gobierno y no es reconocida por el Vaticano.
AP
15 agosto 2014 13:22 Última actualización 17 agosto 2014 5:0
CATÓLICOS

Mientras el Papa Francisco continúa su visita por Corea del Sur, los católicos de Corea del Norte deben continuar con su religiosidad en secreto. (Reuters)

TOKIO. Sí, en Corea del Norte hay católicos. E incluso una iglesia. Pero mientras el Papa Francisco es aclamado por millones de católicos de Corea del Sur, el cristianismo ha sido acallado al norte de la frontera, como se desprende de una serie de arrestos recientes, y cualquier misionero enfrenta graves riesgos en momentos en que la división religiosa entre el norte y el sur parece más marcada que nunca.

La iglesia norcoreana es férreamente controlada por el gobierno y no es reconocida por el Vaticano. Los servicios que ofrece no tienen nada que ver con los que se ven en el resto del mundo católico.

En una catedral norcoreana, por ejemplo, hay cruces pero no crucifijos. Los servicios semanales incluyen himnos y oraciones, pero no sacramentos. Tampoco hay sacerdotes: las misas las dan personas laicas designadas por el estado.

Las autoridades de la capital Pyongyang no emitieron en principio comentarios sobre la visita de cinco días de Francisco a Corea del Sur.

Una hora antes de su llegada a Seúl el pasado jueves, Corea del Norte lanzó tres proyectiles de corto alcance al océano. Posteriormente dijo que había sido un acto de conmemoración de la liberación de Japón.

"Me pregunto por qué, con tantos días que tiene el año, el papa romano eligió visitar Corea el mismo día en que nosotros ensayábamos nuestros últimos cohetes tácticos", dijo Kim In Yong a la Agencia Noticiosa Central Coreana.

Se calcula que en Corea del Sur hay más de 5 millones de católicos y que en Corea del Norte hay entre 800 y tres mil.

Antes de la llegada del gobierno comunista, Pyongyang tenía más cristianos que ninguna otra ciudad coreana y se le decía la "Jerusalén coreana". Contaba incluso con un obispo.

Los católicos, no obstante, casi desaparecieron tras el triunfo comunista y hoy no hay ninguna institución religiosa ni sacerdote avalado por el Vaticano. La única iglesia católica del país, la Catedral Changchung de la capital, no es reconocida por el Vaticano.

Lionel Jensen, profesor adjunto de lenguas asiáticas orientales en la Universidad de Notre Dame, cree que, si bien la presencia del catolicismo en público es mínima en el norte, hay un movimiento mucho más grande de cristianos que practican su fe en privado.

"Sospecho que la gente sabe de la visita (del papa), pero que muy pocos se animarían a hablar en público de ella", dijo Jensen.

El norte ha adoptado una línea dura contra los extranjeros sospechosos de tratar de propagar el cristianismo y el misionero estadounidense Kenneth Bae fue detenido en noviembre del 2012 y cumple una condena a 15 años de trabajos forzados por supuestas acciones hostiles hacia Corea del Norte.

Un misionero australiano fue deportado en marzo, mientras que un estadounidense, Jeffrey Fowle, fue arrestado por dejar una biblia en un nightclub en el puerto de Chongjin.

En mayo, un misionero bautista sudcoreano fue condenado a trabajos forzados de por vida por espiar y tratar de crear iglesias clandestinas.
"Oren por nuestros hermanos del norte", dijo el líder de la Iglesia católica durante una plegaria por la reunificación coreana.