Mundo

Cae por corrupción el extitular de la empresa nuclear de Brasil

Fiscales de Brasil denunciaron que Othon Luiz Pinheiro habría recibido sobornos por 1.4 millones de dólares; el caso se extiende el caso Petrobras; también arrestan a ejecutivo de constructora
Agencias
29 julio 2015 1:3 Última actualización 29 julio 2015 5:0
Policías federales allanaron la sede de Eletrobras en Río de Janeiro. (Reuters)

Policías federales allanaron la sede de Eletrobras en Río de Janeiro. (Reuters)

BRASILIA.- La corrupción en el sector público de Brasil es “endémica” y tiene “metástasis”, advirtió el fiscal Athayde Ribeiro Costa, uno de los responsables de la operación Lava Jato (Lavado de Auto) que investiga el escándalo de Petrobras, después del arresto de Othon Luiz Pinheiro da Silva, expresidente de Eletronuclear, división de la firma pública Eletrobras.

La operación investigaba hasta ayer los ilícitos en Petrobras, empresa que fue el orgullo del gigante sudamericano y que reconoce pérdidas por más de 6 mil 200 millones de reales (unos 2 mil millones de dólares) debido al esquema de corrupción que operó durante diez años y que ha puesto a la defensiva a la presidenta Dilma Rousseff, quien fue su directora general, aunque la policía calcula que los desvíos y los contratos inflados le pueden haber costado hasta 19 mil millones de reales.

Ahora, las autoridades creen que Pinheiro da Silva, almirante de la Marina clave en el desarrollo atómico del país, quien ya había dejado el cargo en la principal firma eléctrica, luego de las primeras sospechas, recibió sobornos por 4.5 millones de reales (1.4 millones de dólares) a fin de amañar contratos para compañías privadas, que a su vez inflaban el costo de sus obras. Las empresas beneficiadas son las mismas que están bajo averiguación por convenios fraudulentos con Petrobras.

La operación Radioactividad, como la policía llama a la fase 16 de Lava Jato, se saldó también por lo pronto con la detención de Flávio David Barra, ejecutivo responsable de energía en la constructora Andrade Gutierrez, cuyo presidente, Otávio Marques de Azevedo, resultó aprehendido por el caso Petrobras.

Pinheiro da Silva habría recibido parte de los sobornos, que ascendían a uno por ciento del valor de cada contrato, en diciembre; los pagaron Andrade Gutierrez, segunda firma de ingeniería brasileña, y Engevix, detalló Ribeiro Costa. Añadió que se indaga a otros miembros del consorcio que acordó en septiembre con Eletronuclear terminar la prolongada construcción del tercer reactor de la planta de Angra dos Reis, cien kilómetros al oeste de Río.

En paralelo, la justicia encausó a Marcelo Odebrecht, titular de la mayor constructora de Brasil y de América Latina, Odebrecht, por cargos de corrupción vinculados a Petrobras, junto a otros doce acusados.

En este clima, la agencia Standard & Poor’s rebajó su perspectiva de la deuda soberana de Brasil de estable a negativa, lo que la deja al borde de “basura”, si bien por el momento se mantiene en el nivel BBB, el menor para el grado de inversión.

Lisa Schineller, analista para el país, explicó que la medida se debe a la resistencia del Congreso a un plan de austeridad y el escándalo de corrupción. Tras el anuncio, el real subió a 3.43 por dólar, nivel no visto en doce años.