Mundo

Bolivia compra radares a Francia para luchar contra narcotráfico 

El gobierno de Evo Moralea concretó la compra de radares que permitirán un control de su espacio aéreo, utilizado por el narcotráfico para traficar cocaína peruana en avionetas desde Perú hacia Brasil y Argentina.
AP
10 noviembre 2015 7:54 Última actualización 10 noviembre 2015 7:54
Evo Morales y Francois Hollande

El contrato por 214 millones de dólares se firmó en el encuentro entre Evo Morales y el presidente francés Francois Holland. (Reuters)

LA PAZ. El presidente de Bolivia, Evo Morales, concretó la compra a Francia de un sistema de radares de uso militar y civil para luchar contra el narcotráfico durante su gira por cuatro países de Europa.

El contrato por 214 millones de dólares se firmó en el encuentro entre Morales y el presidente francés Francois Hollande en el Palacio del Elíseo que sostuvieron este lunes, informó la agencia gubernamental ABI.

La empresa Thales Air Systems proveerá los equipos. Los ministros de Defensa de Bolivia, Remy Ferreira y su colega francés Guy Delavacque, rubricaron el contrato.

"El mejor acuerdo en la lucha contra el narcotráfico es la transferencia de radares a Bolivia", dijo Morales.

La ausencia de esos equipos priva a Bolivia de un control de su espacio aéreo lo que es aprovechado por mafias del narcotráfico que usan territorio boliviano para traficar cocaína peruana en avionetas desde Perú hacia Brasil y Argentina, según las autoridades.

Bolivia aprobó hace más de un año una ley para la interceptación y posible derribo de aeronaves sospechosas, pero no se aplica por la ausencia de radares.

El gobierno de Morales compró antes seis helicópteros franceses Súper Puma. Dos fueron entregados y cuatro están en fabricación.

En La Paz, el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, dijo que los radares controlarán el espacio fronterizo con Argentina y Perú, lo puntos más vulnerables.

En su gira por Alemania, Italia, Irlanda y Francia, Morales recibió compromisos de futuras inversiones y apoyo a la demanda marítima boliviana.