Mundo

Error provoca cierre de base militar Andrews

Funcionarios dijeron que hubo un "error de identificación" de los servicios de emergencia de las fuerzas de seguridad que estaban realizando una inspección rutinaria en el Complejo Médico Malcolm Grow. Se dijo que había un hombre armado.
Reuters
30 junio 2016 8:58 Última actualización 30 junio 2016 12:23
Turquía

Estados Unidos podrá utilizar la base aérea de Incirlik. (AP)

WASHINGTON.- La base conjunta estadounidense Andrews, la instalación militar próxima a Washington que alberga al avión presidencial, fue cerrada brevemente por lo que acabaron siendo reportes erróneos sobre la supuesta presencia de un hombre armado.

Funcionarios de la base publicaron un mensaje indicando que todo estaba en orden cerca de una hora después de la alerta, en la que se pidió al personal que buscara refugio. Un funcionario de Defensa dijo que se realizó un segundo registro en un hospital militar de la base por "un exceso de precaución".

"Afortunadamente, no se trató de una situación que amenazara vidas", dijo en un comunicado el coronel Brad Hoagland, comandante del Ala 11 y de la base. "Nos tomamos seriamente todas la amenazas y reaccionamos para garantizar la seguridad de todos en la base", agregó.



La instalación militar tenía previsto realizar un ejercicio "sin aviso" con un hombre armado a última hora de la mañana de este jueves, señalaron por Twitter funcionarios de la base.

No obstante, indicaron que hubo un "error de identificación" de los servicios de emergencia de las fuerzas de seguridad que estaban realizando una inspección rutinaria en el Complejo Médico Malcolm Grow, en el lado opuesto de la base.

Esta situación generó los reportes de un hombre armado "verdadero" en el hospital, según los funcionarios. No hubo reportes de disparos o víctimas.

El presidente, Barack Obama, que vuela desde la base Andrews en el Air Force One, no tenía previsto utilizar la base este jueves. El vicepresidente, Joe Biden, iba a viajar por la mañana a Ohio, pero estaba a la espera en su residencia oficial en Washington, comentó su portavoz durante el cierre.

El Ejército de Estados Unidos está en alerta máxima ante posibles ataques en sus instalaciones tras incidentes como el tiroteo de julio de 2015 en el que murieron cinco militares en Chattanooga, Tennessee, y el incidente de 2009 en el que un hombre armado mató a 13 personas en la base de Fort Hood, Texas.