Mundo
reflector

Barbara Sinatra muere a los 90 años

La esposa del fallecido actor y cantante estadounidense Frank Sinatra murió de causas naturales este martes en su hogar en California, confirmó el vocero de la familia.
AP
25 julio 2017 14:49 Última actualización 25 julio 2017 16:14
Barbara Sinatra, la cuarta esposa de la leyenda musical Frank Sinatra. (Reuters)

Barbara Sinatra, la cuarta esposa de la leyenda musical Frank Sinatra. (AP)

LOS ÁNGELES.- Barbara Sinatra, la cuarta esposa del legendario cantante Frank Sinatra y una prominente defensora de los niños y filántropa que recaudó millones de dólares para ayudar a jóvenes abusados, falleció el martes. Tenía 90 años.

Sinatra murió de causas naturales en su casa en Rancho Mirage, California, rodeada por familiares y amigos, dijo John Thoresen, director del Barbara Sinatra Children's Center.

Con la ayuda de su esposo, Barbara Sinatra fundó en 1986 un centro sin ánimo de lucro para proporcionar terapia y otro tipo de apoyo a jóvenes víctimas de abuso físico, sexual y emocional.

Desde entonces, dijo Thoresen, más de 20 mil niños han sido tratados en el centro en la ciudad desértica de Rancho Mirage, y cientos de miles más alrededor del mundo a través de los videos que provee.

Barbara Sinatra, una exmodelo y exvedette de Las Vegas, ya era una dama de sociedad prominente en Palm Springs antes de casarse con su marido en 1976, cuando él tenía 60 años y ella 49. Permanecieron unidos hasta la muerte de él en 1998, a los 82 años.

Al cantante lo conoció por medio de su esposo anterior, Zeppo Marx, del famoso grupo de comedia Marx Brothers. Marx y Frank Sinatra fueron buenos amigos y vecinos en Rancho Mirage hasta que ella dejó a Marx.

Fue su tercer matrimonio, el cuarto para Sinatra y el más duradero para ambos. El cantante estuvo casado previamente con Nancy Sinatra (la madre de sus hijos Nancy y Frank Jr.), así como con la actriz Ava Gardner, fallecida en 1990, y Mia Farrow.

A lo largo de los años, Frank y Barbara Sinatra desempeñaron un papel activo en el centro para niños. "Frank venía y se sentaba y les leía a los niños", dijo Thoresen del artista a veces volátil.

"Pero la mejor manera en que ella usó a Frank", agregó riendo, "era cuando le decía, 'Necesito medio millón de dólares para esto, así que haz un concierto y me das la mitad del dinero'".

Permaneció activa en el centro hasta hace poco, impulsando la creación del programa de video apenas el año pasado y asegurándose de que los niños tuvieran todo lo que necesitaban, dijo Thoresen.