Mundo

Asesinan a Berta Cáceres, líder ambientalista, en Honduras

Berta Cáceres, una maestra de 43 años, era conocida por su lucha contra proyectos hidroeléctricos y mineros en tierras de grupos étnicos. En el ataque resultó lesionado el director de la organización mexicana Otros Mundos Chiapas.
Reuters
03 marzo 2016 11:47 Última actualización 03 marzo 2016 11:59
Bertha Cáceres

(Especial)

TEGUCIGALPA.- Una prestigiosa líder indígena y ambientalista de Honduras, conocida por su lucha contra proyectos hidroeléctricos y mineros en tierras de grupos étnicos, fue asesinada por desconocidos la madrugada de este jueves, lo que desató una ola de indignación dentro y fuera del país.

Berta Cáceres, una maestra de 43 años, fue atacada a tiros por dos hombres en su residencia en la semi rural ciudad de La Esperanza, unos 180 kilómetros al oeste de la capital Tegucigalpa, confirmó el ministro de Seguridad, Julián Pacheco.

"Condenamos de forma enérgica este vil asesinato de la dirigente (Cáceres), quien fue atacada por desconocidos esta madrugada", dijo Pacheco en conferencia de prensa.

Las autoridades están interrogando a posibles testigos del ataque, en el que resultó herido también Gustavo Castro, director de la organización mexicana Otros Mundos Chiapas.

Cáceres, líder del Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), fue premiada en abril de 2015 con el reconocido galardón ecologista Goldman por su batalla para evitar la construcción de una presa de 50 millones de dólares que amenazaba con desplazar a cientos de indígenas.

La obra, que había sido subcontratada por una empresa local al gigante chino Sinohydro, se encuentra temporalmente paralizada debido a las protestas lideradas por Cáceres, quien el año pasado dijo haber recibido amenazas.

Aunque la policía no ha avanzado en alguna hipótesis, los compañeros y amigos de Cáceres creen que el crimen estaría relacionado con su lucha ambiental en el empobrecido país centroamericano, que tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo.

"En este país se vive un clima de terror y ha tocado fondo. Las fuerzas de la violencia se imponen para intimidar a los movimientos sociales que luchan por los bienes comunes como el agua, la tierra, los bosques", dijo Salvador Zúñiga, activista de la organización de Cáceres.

El presidente Juan Orlando Hernández prometió investigar el asesinato de la dirigente mientras que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidió "que se esclarezca el crimen ya", en su cuenta de Twitter.

El embajador de Estados Unidos, James D. Nealon, dijo que ofreció todos los recursos de su gobierno para investigar el homicidio.

AMENAZAS DE MUERTE

La líder de la etnia Lenca y madre de cuatro hijos había denunciado en reiteradas ocasiones amenazas de muerte y contaba con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) desde 2009, cuando se opuso activamente al golpe de Estado contra el expresidente Manuel Zelaya.

"Me siguen. Me amenazan con matarme, con secuestrarme, amenazan a mi familia. Esto es a lo que nos enfrentamos", escribió Cáceres en el informe 2015 de la organización Global Witness, que consideró a Honduras el país más peligroso para luchar por los derechos de la naturaleza.

El crimen desató la indignación de distintos activistas, entre los que ganó reconocimiento por su lucha de una década contra la represa de Agua Zarca, que incluyó un año de bloqueo de carreteras y enfrentamientos con militares en los que murieron tres de sus compañeros.

"El cobarde asesinato de Berta es una tragedia que se veía venir", dijo Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional Americas. "A menos que las autoridades en Honduras tomen acciones decididas para encontrar a los responsables de este deleznable crimen, tendrán las manos manchadas de sangre", agregó en un comunicado.

El presidente Hernández envió un mensaje de pésame y prometió que se investigará el caso de Cáceres, que según la policía no estaba protegida al momento de su muerte porque se había cambiado recientemente de domicilio.

"La muerte de Berta Cáceres es un ataque a Honduras, debe ser investigado y poner a la orden de la justicia a los responsables. Eso exigimos", dijo el mandatario conservador en su cuenta de Twitter.