Mundo

Artur Mas fracasa
en su primer intento
de reeleción

La Candidatura de Unidad Popular le negó los votos necesarios para lograr la mayoría absoluta que requería; España impugnará hoy la resolución que inicia la separación de Cataluña. 
10 noviembre 2015 22:48 Última actualización 11 noviembre 2015 5:0
Artur Mas se mostró abatido luego de la votación en el Parlamento. (Reuters)

Artur Mas se mostró abatido luego de la votación en el Parlamento. (Reuters)

BARCELONA.- El “no” de los diez diputados de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), frustró la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat en la primera votación en el Parlamento catalán, en la que sólo los 62 diputados de Juntos por el Sí votaron a favor, frente a los 73 votos en contra de la oposición en bloque, cuando necesitaba mayoría absoluta, al menos 68 de 135 en total de la cámara.

Un día después de que ambas organizaciones políticas unieran fuerzas para aprobar la resolución de inicio del proceso para separarse de España, Mas no logró convencer a la CUP, cuyo dirigente, Antonio Baños, explicó que entre las razones de su negativa está el que el presidente en funciones, no ofrece garantías de que en un nuevo periodo se vaya a consolidar el proceso independentista.

Además cuestionó los casos de corrupción en los que está envuelta la formación que dirige, Convergencia Democrática de Cataluña, con varias causas judiciales en su contra.

Mas tendrá otra oportunidad mañana jueves, en una segunda votación en la que necesitará la mayoría simple para ser investido, por lo que le bastarían que, a los 62 votos a favor de Juntos por el Sí, se le sumaran al menos dos diputados de la CUP y la abstención de los ocho restantes parlamentarios del grupo.

En caso de que Mas no consiga ser investido, el Parlamento abrirá un proceso de dos meses en los que deberá proponerse un candidato de consenso, debatirse y votarse, y si no prospera, volver a convocarse a nuevas elecciones.

DESCARTAN A OTRO CANDIDATO

El diputado de Juntos por el Sí, Oriol Junqueras, descartó un candidato que no sea Mas y confió en que “todo saldrá bien” y terminará en una formulación exitosa que garantice su reelección, aunque la CUP ha reiterado en numerosas ocasiones que no lo apoyará.

La líder de Ciudadanos, oposición en el Parlamento, Inés Arrimadas, pidió a Mas que renuncie a ser presidente de la Generalitat al acusarle de carecer de credibilidad y no haber hecho “ni un ápice de autocrítica durante su discurso de investidura. Además lo responsabilizó de dividir a los catalanes convocando a las manifestaciones de apoyo a su plan secesionista.

En una única intervención de réplica, Mas recordó la sentencia “vergonzosa” del Tribunal Constitucional y afirmó que no hay ningún “chamán” en la Generalitat que obliga cada año a salir a la calle a 1.5 millones de personas.

El debate de investidura se da en momentos en que el gobierno de España se prepara para impugnar este miércoles ante el Tribunal Constitucional, la resolución aprobada el lunes para iniciar el proceso separatista. El Consejo de Estado se reunió ayer y concluyó que existen fundamentos jurídicos suficientes para apelarla.

El recurso pedirá al tribunal que advierta a la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, al secretario, Pere Sol, y a toda la Mesa de la Cámara, así como a Mas y a su gobierno, de la posibilidad de ser suspendidos de sus funciones o acusados de desobediencia.

El pleno del Constitucional aprobará, previsiblemente en la tarde de este miércoles, la admisión a trámite del recurso del gobierno, lo que provocará —de forma automática, tal y como dicta la Constitución— la suspensión de la resolución impugnada.