Mundo

¿A qué se dedican las milicias digitales en Venezuela?

El gobierno venezolano y los manifestantes de oposición mantienen una lucha constante no sólo en las calles, sino también en las redes sociales para controlar la narrativa de lo que ocurre en el país, y para ello se vale de otro ejército.
Corresponsal Lissette Cardona 
13 junio 2017 0:6 Última actualización 13 junio 2017 5:0
Opositores ingresaron a la sede del Tribunal Supremo de Justicia ,  causado grandes destrozos y un incendio.

Opositores ingresaron a la sede del Tribunal Supremo de Justicia , causado grandes destrozos y un incendio.

CARACAS.- La oposición y el gobierno de Venezuela no sólo luchan en las calles, sino en las redes sociales, donde “compiten por conformar la narrativa nacional” de la crisis que azota al país suramericano, según consideró la agencia de información financiera Bloomberg.

En un reciente reporte, la agencia estadounidense destacó que mientras el gobierno de Nicolás Maduro censura canales de televisión, la oposición recurre a plataformas alternas como Instagram, Snapchat, Facebook, Twitter y WhatsApp para mantenerse informada de manera independiente.

LA OTRA BATALLA

“Para contrarrestar esta situación de hiperconectividad, el gobierno ha creado sus propias milicias digitales, porque sabe que la gente está buscando información en otros lugares”, dijo el profesor de Comunicaciones de la Universidad Andrés Bello, Andrés Canizalez, citado por Bloomberg.

Escrito por Nathan Crooks y Fabiola Zerpa, el reporte afirma también que “el gobierno de Venezuela está transmitiendo una realidad alternativa a los teléfonos móviles de sus ciudadanos”.

Señaló que la televisión controlada por el gobierno se muestra en su mayoría silenciosa sobre las protestas de los últimos dos meses, que han segado de la vida de casi 70 personas.

Equipos robados, imágenes y audios borrados, golpes y encarcelamientos. Tuiteros arrestados, amenazas de sanciones y regulaciones a las redes sociales. Un canal internacional de noticias fuera del aire. Así han transcurrido las últimas 11 semanas en Venezuela en las que la misión, al parecer, es evitar que se conozca la realidad de las manifestaciones, que no sólo son transmitidas por los periodistas, también por los ciudadanos a través de las redes sociales.

Para Carlos Correa, director de la ONG Espacio Público, las pretensiones de control sobre la información son el resultado de políticas públicas desarrolladas a lo largo del tiempo, que situaban a la prensa independiente como un enemigo, lo que viene desde el gobierno del presidente Hugo Chávez.

“En los últimos tres años ha habido más intensidad en el proceso de concentración y hemos perdido diversidad. Hemos tenido censura más abierta. Sacaron del aire NTN 24 (Colombia) y en 2017 a CNN en español. Se han bloqueado sitios web. Todo eso es consistente con sus políticas públicas”, refiere.

Según los reportes del Instituto Prensa y Sociedad en las recientes protestas también se cerró el acceso total a los portales Vivo Play, y de manera temporal a Capitolio TV y Venezolanos por la Información. Por un día se retiró la señal de los canales El Tiempo de Colombia y Todo Noticias de Argentina.

Más de 30 periodistas extranjeros han sido retenidos y deportados, por el gobierno venezolano.