Mundo

Acusan de 9 asesinatos a sospechoso de tiroteo
en iglesia de Charleston

Dylan Storm Roof enfrentará 10 cargos, 9 de ellos por asesinato y uno más por posesión de arma durante la perpetración de un crimen violento, tras el tiroteo en la iglesia de Charleston. 
Reuters
19 junio 2015 10:51 Última actualización 19 junio 2015 11:25
Charleston

La policía distribuyó imágenes del sospechos de matar a 9 personas dentro de una iglesia metodista. (Reuters)

CHARLESTON.  Un hombre blanco de 21 años fue acusado de nueve cargos de asesinato por el ataque contra una histórica iglesia afroamericana de Carolina del Sur, informó la policía local, mientras medios informaron que el joven pretendía incitar a una guerra racial en Estados Unidos.

El sospechoso, que se presentará por video a una audiencia este viernes, también enfrenta un cargo de posesión de arma durante la perpetración de un crimen violento, dijo el Departamento de Policía de Charleston.

Los cargos se presentaron un día después de su arresto en Carolina del Norte, 354 kilómetros al norte de la Iglesia Episcopal Metodista Africana Emanuel, que tiene casi 200 años y donde disparó y mató a nueve fieles afroamericanos.

Dylan Storm Roof confesó el ataque y dijo que con él pretendía generar una nueva ola de enfrentamientos raciales en el país, dijo la cadena CNN, citando a una fuente legal.

El portavoz de la policía de Charleston, Charles Francis, no quiso comentar el reporte de la confesión.

Carolina del Sur es uno de los apenas cinco estados que no tienen una ley contra crímenes de odio, que habitualmente impone sanciones adicionales los delitos graves cometidos en razón de la raza, género u orientación sexual de la víctima.

La iglesia fue fundada a principios del Siglo XIX por fieles negros que no podían practicar su fe en iglesias dominadas por los blancos. El edificio fue quemado hasta los cimientos a fines de la década de 1820 cuando uno de sus fundadores difundió planes para una revuelta de esclavos, pero más tarde fue reconstruida.

Pese a la indignación por los asesinatos, la capital de Carolina del Sur continúa ondeando la bandera confederada, que fue el símbolo del sur proesclavitud durante la Guerra Civil estadounidense.