Mundo

ACNUR insta a países a no 'demonizar' a refugiados por los ataques en París

La portavoz de la ACNUR dijo que el organismo está preocupado por un reporte "aún no confirmado" de que uno de los atacantes en París habría ingresado a Europa como parte del flujo de refugiados.
Reuters
17 noviembre 2015 7:39 Última actualización 17 noviembre 2015 7:40
refugiados

(Bloomberg)

GINEBRA. Naciones Unidas instó a los países europeos a no reaccionar a los ataques en París rechazando o culpando a los refugiados, la mayoría de los cuales huyen de la persecución o el conflicto.

"Estamos preocupados por las reacciones de algunos estados de poner fin a los programas que se están implementando, dando marcha atrás a los compromisos hechos para manejar la crisis de los refugiados (como la relocalización), o proponer el levantamiento de más barreras", dijo la portavoz jefe de ACNUR, Melissa Fleming.

"Estamos profundamente preocupados por el lenguaje que demoniza a los refugiados como un grupo. Esto es peligroso porque contribuirá a la xenofobia y al miedo".

Fleming dijo que ACNUR estaba muy preocupada por un reporte "aún no confirmado" de que uno de los atacantes en París habría ingresado a Europa como parte del flujo de refugiados.

La mejor respuesta sería mejorar inmediatamente el proceso de arribos en Grecia e Italia e implementar el plan de la Unión Europea para reubicar a 160 mil refugiados.

"Creemos que si esto se hubiera hecho desde el principio nunca habríamos visto estas imágenes en nuestras pantallas de personas marchando a través de Europa. No lo hubiera resuelto, pero se habría avanzado mucho para manejarlo", afirmó.

Consultada sobre si ACNUR había advertido sobre el riesgo de que un flujo de refugiados mal manejado pudiera permitir el ingreso de militantes en Europa, Fleming dijo que el organismo había advertido en términos generales la importancia de una revisión adecuada.

El portavoz de derechos humanos de la ONU, Rupert Colville dijo que el grupo que más sufrirá en manos de militantes de Estado Islámico, también conocido como ISIL, serán los musulmanes en Siria e Irak.

"Si se permite que este ataque alimente la discriminación y el prejuicio estaríamos jugando el juego de ISIL", dijo. "¿Vamos a jugar su juego? (...). Demonizar a comunidades ya marginadas es claramente una manera estúpida de avanzar".