Monterrey

Vinculación público privada como mecanismo alterno de inversión

OPINIÓN. Los estados y municipios deben de enfocarse en desarrollar proyectos que incentiven el crecimiento de sus ingresos y de esta forma poder absorber el costo de la inversión.
CUESTIÓN 
PÚBLICA

RODOLFO
GÓMEZ
ACOSTA
11 marzo 2016 10:20 Última actualización 11 marzo 2016 10:31
Rodolfo Gómez Acosta

Rodolfo Gómez Acosta

Los diferentes órdenes de gobierno han hecho del conocimiento de la ciudadanía la difícil situación por la que atraviesan sus finanzas. No obstante el dinamismo que presentan los ingresos propios de muchos estados, la proyección de recursos provenientes de la Federación para este año ha sufrido ajustes a la baja, lo que en suma deja a las entidades con menor capacidad para hacer frente a las necesidades de su población.

Además, han sido cancelados muchos de los proyectos que anteriormente se pensaban llevar a cabo a través de las dependencias federales, lo que puede impactar negativamente en el desarrollo económico y social de los estados.

México es un país con regiones productivas muy importantes; sin embargo, mantener este nivel de desarrollo exige de una gran cantidad de inversión, la cual está dirigida tanto a infraestructura como a programas sociales. Al interés de los gobiernos de los estados y los municipios por seguir desarrollando proyectos, se deben de sumar el de las múltiples empresas que necesitan que las entidades no cesen su crecimiento económico. Teniendo este objetivo en común, tanto el sector gubernamental como el privado deben de trabajar en conjunto para hacer frente a los retos que enfrenta nuestro país.

La fuerza y visión de los gobiernos subnacionales, mezclada con la experiencia del sector privado, puede derivar en la realización de inversiones a través de esquemas de Asociación Público Privadas. Una de las ventajas de las APP es que el sector privado desarrolla los proyectos basados en su experiencia, lo cual permite minimizar los riesgos y disminuir los costos.

Con el panorama económico actual se tiene proyectada una capacidad limitada de inversión para este año, pero los ingresos del gobierno no se mantienen estáticos en el tiempo, sino que aumentan a medida que crece la economía de la región.

Por lo anterior, los estados y municipios deben de enfocarse en desarrollar proyectos que incentiven el crecimiento de sus ingresos y de esta forma poder absorber el costo de la inversión.

No es conveniente que los gobiernos detengan el gasto productivo cuando la situación económica va mal, porque es precisamente esta inversión la que genera el crecimiento de la economía y con ello el flujo futuro de ingresos al gobierno.

Es por lo anterior que resulta de gran importancia que los gobiernos trabajen junto con el sector privado para encontrar mecanismos eficientes para desarrollar proyectos de inversión que impacten en el desarrollo de nuestro país.

* El autor es abogado por la Facultad Libre de Derecho de Monterrey y Maestro en Derecho Financiero Internacional por Boston University. Su carrera profesional se ha enfocado al ámbito financiero y legal, ocupando puestos en diferentes entidades públicas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.