Monterrey

Venta de agua embotellada en NL crecerá al 12% anual

En Nuevo León, el mercado del agua embotellada desde sus inicios ha estado en constante crecimiento, lo que ha llamado la atención de una diversidad de emprendedores que han apostado a este negocio.
Daniel Anguiano
03 junio 2015 21:6 Última actualización 04 junio 2015 5:0
Nestlé enfrenta protestas por seguir produciendo agua embotellada de manantiales de California. (Bloomberg)

El 10 por ciento del precio de una botella corresponde al costo del líquido. (El Financiero)

MONTERREY.- El mercado del agua embotellada en NL desde sus inicios ha estado en constante crecimiento, lo que ha llamado la atención de una diversidad de emprendedores que han apostado a este negocio.

Por tal motivo, en la región es común hallar una diversidad de marcas de agua embotellada, sin embargo, el principal reto de estas empresas no está en la demanda, competencia o comercialización, sino en el abasto del líquido y en las complicaciones ambientales que genera esta industria.

De acuerdo a información del Sistema de Agua y Drenaje de Monterrey (SADM), este mercado es uno de los sectores más dinámicos de la economía, ya que crece a un ritmo del 12 por ciento anual, y se estima que lo seguirá haciendo a pasos agigantados durante los próximos años.

Sin embargo, añade la SADM, genera una sobreexplotación de los mantos acuíferos y la contaminación provocada por los contenedores del líquido.

“En términos generales, en la industria del agua envasada se percibe dos veces más dinero del que se recolecta por el suministro de agua a las casas. En un ejercicio simple, basta con comparar el costo de llenar un tinaco de mil litros con agua del grifo y hacerlo con agua embotellada. El precio entre ambas fuentes de agua se multiplica hasta en mil 500 veces”, señala el organismo.

Asimismo, indica que el 90 por ciento del costo del agua embotellada corresponde al mismo envase, y el resto al líquido.

A nivel nacional el consumo pércapita alcanza ya los 234 litros al año, lo que representa un gasto promedio por familia de mil 800 pesos anuales. Con ese nivel de consumo, México se ubica muy por encima de Estados Unidos (110 litros) y España (119 litros), que ocupan un segundo y tercer sitio.

El organismo señala que las razones detrás del alto consumo de agua embotellada, ya sea en garrafones de 20 litros o en botellas portátiles de menor cantidad, en algunos es la accesibilidad de traer consigo una botella para hidratarse en cualquier lugar.

“Pero en otros es por la desconfianza, fundada o no, en la limpieza y potabilidad del líquido que sale del grifo. Pero en todas partes es también en respuesta a una agresiva campaña de publicidad y mercadotecnia por parte de las empresas comercializadoras”, añade.

Y señala que la venta de agua embotellada asciende a 26 mil 32 millones de litros al año, de los cuales se estima que el 70 por ciento se comercializaron en garrafón y 30 por ciento en botellas individuales, a nivel nacional.

“Ese enorme mercado, además, está acaparado por cuatro grandes corporaciones que controlan la extracción, envasado, distribución y venta de agua. Se trata de Danone, Nestlé, Pepsi-Cola y Coca-Cola”, indica el organismo.