Monterrey

Un verdadero deleite, la cocina del Norestense

La diversidad es la característica esencial de la cocina mexicana. Casi cada estado posee sus propias recetas y tradiciones culinarias; pero hay ciertos platillos gastronómicos que surgieron localmente y que por su calidad y aceptación, se han vuelto emblemáticos de la cocina mexicana en lo general.
Mauricio Arias Arias
06 agosto 2015 21:21 Última actualización 07 agosto 2015 5:0
Cabrito. (Cortesía)

El cabrito se prepara a las brasas de carbón o leña. (Cortesía)

MONTERREY.- Para comprender la historia de un pueblo, primero hay que conocer su gastronomía. La cocina mexicana está basada principalmente en el uso del maíz, el fríjol, el chile, y otros ingredientes vegetales y animales propios de país.

La diversidad es la característica esencial de la cocina mexicana. Casi cada Estado mexicano posee sus propias recetas y tradiciones culinarias; pero cabe mencionar que hay ciertos platillos gastronómicos que surgieron localmente y que por su calidad y aceptación, se han vuelto emblemáticos de la cocina mexicana en lo general.

La gastronomía de la región Norestense, tiene influencia judía, española y tlaxcalteca, que han contribuido a enriquecer el panorama culinario de la región.

Como muestra de esto, podemos observar sus influencias en los platillos más típicos de la región, donde destaca el cabrito, que los judíos-españoles utilizaron a falta de corderos, como sustituto en sus tradiciones. El cabrito se prepara a las brasas de carbón o leña, muy al estilo de la cocina judía. El famoso “machito”, hecho con tripa de caprino, muy popular en Monterrey, es una derivación del “zarajo” de Castilla.

La semita, pan dulce con nuez y cajeta, o dulce de leche, también es herencia de conquistadores con antepasados sefarditas.

Otro de sus platillos más representantivos es el machacado con huevo, que es un plato preparado con carne seca de res, huevos, y en ocasiones salsa picante. Algunos especialistas señalan que los tlaxcaltecas, ante la dureza del clima y la pobre agricultura, tuvieron que encontrar la forma de conservar la carne. Debido a la falta de tecnología para conservarla, lo único que pudieron hacer fue secarla al sol, y el resultado de ese primitivo proceso es el delicioso machacado.

En el área de la repostería y los dulces están las hojarascas, las semitas, la conserva de naranja, el pan de Agualeguas, los turcos, los dulces de leche conocidos como Glorias hechos con leche quemada y nuez, los besos indios y las bolitas de leche entre muchas otras delicias.