Monterrey

Tsunami gris: La importancia del ahorro voluntario

OPINIÓN. El cual se traduce en un mayor monto económico para nuestra pensión lo cual se reflejará en elevar el grado de bienestar que tendremos para disfrutar la vida.
OPINIÓN 
ACADÉMICA

TECNOLÓGICO 
DE MONTERREY

ALICIA FERNANDA 
GALINDO MANRIQUE
14 marzo 2016 10:38 Última actualización 14 marzo 2016 10:47
Alicia Fernanda Galindo Manrique

Alicia Fernanda Galindo Manrique

Estimado lector ¿usted tiene asegurado su retiro?, ¿tiene un plan de ahorro?, ¿sabe qué son las Afores? Y ¿conoce los beneficios de las aportaciones voluntarias? Si la respuesta es sí a todas estas cuestiones, ¡lo felicito! Ha hecho un trabajo maravilloso procurando su bienestar y planeando a futuro. Si la respuesta es no en algunas de las preguntas es muy importante saber que tenemos que estar preparados cuando no podamos trabajar y qué mejor que tener asegurados nuestros días menos productivos para vivirlos en plenitud.

De acuerdo con Naciones Unidas, los mexicanos, somos la población que menos ahorra y se preocupa por el futuro. Un hallazgo de sus reportes fue: la transición demográfica del siglo XXI será recordada como un “Tsunami Gris” también conocido como el siglo del envejecimiento poblacional ya que se experimentará un proceso acelerado de envejecimiento.

El envejecimiento poblacional se puede explicar por dos factores principales: 1) disminución de la tasa de fecundidad y 2) aumento de la esperanza de vida. En México de 1950 a 1955 la tasa de fecundidad se estimaba entre 7 y 4 hijos por familia. Para 2100 México se encontrará por debajo de los 2 hijos. Por otro lado, el aumento de esperanza de vida se debe, entre otros factores, a avances tecnológicos, descubrimientos médicos, y en toma de conciencia de factores que afectan la salud. En el mismo estudio los datos para México al 2015 señalan que la esperanza de vida es de 72.7 años para mujeres y 68.3 años para hombres, mientras que en proyecciones al 2050 se demuestra que éste indicador llegará a 79.8 años en mujeres y 75.9 en hombres.

Entonces podemos explicar el Tsunami Gris de la siguiente forma: Envejecimiento poblacional ocasionado por disminuir la cantidad de hijos por familia sumado al hecho de que la esperanza de vida aumentará. Esta combinación genera la siguiente pregunta: ¿De qué viviremos cuando lleguemos a nuestra edad máxima en donde no podamos trabajar? La respuesta recae en: Incentivar el ahorro voluntario desde edad temprana, generar cultura de ahorro y conocer los beneficios del ahorro para el retiro a través de las Afores.

De acuerdo con la CONDUSEF el ahorro es la cantidad de ingreso que no se destina al gasto corriente con el propósito de guardarlo y utilizarlo en el futuro. Inversión es la canalización de los recursos en actividades productivas con el propósito de incrementar, en un plazo determinado, nuestro patrimonio. Estos dos conceptos los podemos lograr a través de las Afores.

Algunas barreras que han provocado bajos niveles de ahorro voluntario en México son las siguientes: 1) los mexicanos no visualizamos nuestro retiro. 2) se vive en el ahora, 3) el retiro puede generar sentimientos de incertidumbre que posponen el ahorro y 4) las Afores no son vistas como opciones atractivas de ahorro por falta de educación financiera.
Estas barreras se han ido eliminando paulatinamente gracias a que la CONSAR ha creado alianzas estratégicas con redes comerciales, fomentando la educación financiera y haciendo más accesibles las ventajas de ahorrar.

De acuerdo a la Asociación Mexicana de Afores AMAFORE existen 4 tipos de aportaciones voluntarias que se pueden realizar con beneficios fiscales que podemos aprovechar:

Complementarias al retiro: deducibles de impuestos y disponibles hasta la jubilación.

Perspectiva a largo plazo: están disponibles cuando el trabajador las requiera, aún sin cumplir el plazo mínimo de permanencia. Son deducibles de impuestos, pero si el retiro se hace antes de la jubilación se retendrá el 20% a cuenta del impuesto anual.

Largo plazo: pueden permanecer en la cuenta al menos 5 años. Se difiere el pago del ISR. Se realiza al año 5 a la menor tasa de impuesto.

Corto plazo: se puede disponer de ellas cada 2 a 6 meses. No tienen beneficios fiscales. La corta permanencia puede ocasionar que los rendimientos no sean iguales al resto de las aportaciones.

Podemos concluir que el beneficio del ahorro voluntario en nuestras Afores se traduce en un mayor monto económico para nuestra pensión lo cual se reflejará en elevar el grado de bienestar que tendremos para disfrutar la vida. El ahorro voluntario debe de ser nuestra prioridad.

* La autora es profesora del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas del Campus Monterrey. Su correo electrónico es alicia.galindo@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.