Monterrey

¿Subirá Banxico la tasa de interés? - Brexit, Trump y el Tipo de Cambio

OPINIÓN. La inflación de bienes comerciables excluyendo alimentos se ubicó en 3.4 por ciento, por encima del centro de la meta del Banco Central y su tendencia desde inicios del año es al alza.
VISIÓN 
ECONÓMICA

JESÚS GARZA
30 junio 2016 10:24 Última actualización 30 junio 2016 10:31
Jesús Garza

Jesús Garza

Hace una semana el Reino Unido decidió, por medio de un referéndum, abandonar la Unión Europea después de ser un miembro desde sus orígenes hace más de 40 años. Inmediatamente se observaron efectos financieros internacionales, la libra esterlina llegó a su menor valor desde 1985, y los mercados accionarios cayeron fuertemente.

El peso no fue la excepción, superando la barrera de los 19 pesos por dólar, y llegando por momentos a su menor valor en al menos 25 años.
Ante este entorno de mayor volatilidad, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció un recorte al gasto público de 31.7 mil millones de pesos, que impactará en su mayoría al gasto corriente.
Además del ajuste fiscal, ¿qué pasará con la política monetaria este jueves?

En mi opinión, es muy probable que el Banco de México decida subir la tasa de interés de referencia (actualmente se ubica en 3.75 por ciento). Recordemos que en diciembre del año pasado el Banco de México decidió aumentar la tasa de interés de referencia en respuesta directa al incremento de la tasa de interés de referencia de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Ello en un contexto de una inflación históricamente baja. Los miembros de la junta de gobierno argumentaron en aquella ocasión la necesidad de mantener la estabilidad financiera en el país.

En esta ocasión no sólo estamos viviendo momentos de alta volatilidad en los mercados financieros, sino que además existen crecientes presiones inflacionarias. En el contexto de la depreciación cambiaria, analicemos los factores que afectan directamente al peso.

El peso ha perdido cerca del 22 por ciento de su valor en un año como resultado principalmente de precios persistentemente bajos del crudo (los ingresos petroleros representan alrededor del 20 por ciento del total del gobierno federal). Si bien los precios del crudo habían comenzado una tendencia al alza a principios del año, ésta se revirtió recientemente a raíz del Brexit.

El Brexit como lo apuntamos anteriormente, tiene efectos importantes sobre el sector financiero global y el peso no es la excepción.
Recordemos que el peso es la divisa emergente más intercambiada en el mundo. Adicionalmente, están las elecciones de los Estados Unidos donde se respiran aires de proteccionismo comercial (México exporta cerca del 80 por ciento de sus productos al vecino país). Si las encuestas comienzan a favorecer a Donald Trump veremos un tipo de cambio más desvalorizado.

Por otro lado, si bien la inflación se mantiene en niveles bajos (2.6 por ciento en mayo) existen presiones al alza hacia adelante. El impacto del traspaso de la depreciación del tipo de cambio hacia los precios es más evidente. La inflación de bienes comerciables excluyendo alimentos se ubicó en 3.4 por ciento, por encima del centro de la meta del Banco Central y su tendencia desde inicios del año es al alza.

Así, es muy probable que el Banco de México decida aumentar la tasa de interés de referencia este jueves para mitigar la volatilidad cambiaria y como medida preventiva ante la aceleración de los precios al consumidor por la desvalorización de la moneda.

* El autor es consultor económico y académico, tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera por la Universidad de Essex en el Reino Unido, y una Licenciatura en Economía por el ITESM (campus Monterrey).

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.