Monterrey

¿Seguirá a la baja el petróleo?

OPINION. La caída generalizada del precio de los hidrocarburos se ha visto reflejada en la depreciación de las divisas de economías petroleras frente al dólar.
ENTORNO
MACRO-
ECONÓMICO

GABRIELA 
SILLER
21 enero 2016 8:41 Última actualización 21 enero 2016 8:50
Gabriela Siller

Gabriela Siller

Durante las primeras sesiones del año, las principales mezclas de crudo continúan mostrando presiones a la baja. La caída en los mercados de capitales en China provocadas por la intensificación de su
desaceleración económica, ha generado especulaciones de una caída en la demanda por el hidrocarburo. Adicionalmente, el continuo incremento en la sobreproducción de algunos países como Estados Unidos, Rusia y países miembros de la OPEP, han incrementado la sobreoferta ya existente en los mercados internacionales.

En los primeros 20 días del año, el precio del WTI ha mostrado una caída cercana a 28.4 por ciento, tocando un precio mínimo no visto desde mayo de 2003 de 26.30 dólares por barril. Por su parte, el Brent ha caído un poco más de 26.5 por ciento, y ha alcanzado a cotizar en mínimos desde noviembre de 2003 de 27.11 dólares por barril.

Ante la dramática caída observada en los primeros días del año, y la probabilidad de que Irán comience a exportar, ahora que las sanciones internacionales han sido levantadas, se eleva la expectativa de que el precio del WTI y Brent coticen indefinidamente debajo de 30 dólares por barril.

Es importante mencionar que hace quince años, en noviembre del 2001, el precio del WTI alcanzó un mínimo de 16.70 dólares por barril, mientras que el Brent cotizó en 16.65. En ese entonces el debilitamiento económico en Estados Unidos, el incremento en la producción de crudo de países no miembros de la OPEP y los ataques terroristas del 11 de septiembre, incrementaron las presiones a la baja para el precio, las cuales habían iniciado en 2000 por la OPEP, al aumentar las cuotas en 3.7 millones de barriles diarios.

Dichas presiones a la baja se revirtieron en 2002, después de que los inventarios de crudo en Estados Unidos alcanzaran un mínimo de 20 años y de que países miembros y no miembros de la OPEP recortaron su producción conjunta de crudo. A partir de marzo del 2002, los precios comenzaron una tendencia al alza y sostenida hasta 2008, cuando el WTI y el Brent tocaron máximos históricos de 147.27 y 147.50 dólares por barril respectivamente.

La decisión de Arabia Saudita, así como la de algunos otros miembros de la OPEP de aumentar la producción de crudo para incrementar o defender su participación en el mercado en años recientes, han ocasionado que los precios del crudo se encuentren por debajo del precio de producción de algunos países.

De acuerdo con la revista The Economist, el precio de la producción de crudo durante el 2015 para países como Arabia Saudita y Kuwait esta entre 10 y 15 dólares por barril, siendo la media del precio de todos los países 37 dólares por barril. A pesar de que Arabia Saudita ha sido el principal promotor en el incremento de la producción mundial, dicha economía ya se ha visto afectada, ya que sus ingresos petroleros cayeron en 23 por ciento alcanzando tan sólo 107 mil millones de euros.

Ante la posibilidad de que el precio del crudo continúe en mínimos, Arabia Saudita recortó su presupuesto de gastos para el 2016 en 14 por ciento.

La caída generalizada del precio de los hidrocarburos se ha visto reflejada en la depreciación de las divisas de economías petroleras frente al dólar, en donde el peso ha alcanzado un máximo histórico de 18.67 pesos por dólar (a las 13:00 horas de ayer) que podría ser rebasado si el precio del crudo continúa cayendo. Asimismo, el dólar canadiense ha alcanzado máximos no vistos desde el 2003.

* Economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.