Monterrey

Riña en penal del Topo Chico deja 49 muertos

Intención. Asegura el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón que harán una investigación de los hechos para deslindar responsabilidades.
JUAN ANTONIO LARA
jlara@elfinanciero.com.mx
12 febrero 2016 8:18 Última actualización 12 febrero 2016 8:31
Riña en Penal

CAUSAS. El Gobernador comentó que esta tragedia se derivó de la situación tan difícil en que se encuentran los centros de reclusión.

Tras calificar de lamentables y dolorosos los hechos registrados en la madrugada del jueves al interior del Penal del Topo Chico, donde murieron 49 internos, el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón dijo que harán una investigación para deslindar responsabilidades.

En entrevista con El Financiero Bloomberg, Rodríguez Calderón señaló que independientemente de que esta tragedia se originó por una disputa entre grupos de la delincuencia organizada, realizarán una investigación en torno a los responsables de este reclusorio.

Los que si pidieron la renuncia de la directora del Penal del Topo Chico, Gregoria Salazar Robles, fueron los legisladores locales del PAN.

“Solicitamos la renuncia de la Directora del Penal, Gregoria Salazar Robles, y exigimos que la fiscalía anticorrupción investigue estos lamentables hechos”, dijo Arturo Salinas Garza, coordinador de la bancada panista en el Congreso.

El Gobernador comentó que esta tragedia se derivó de la situación tan difícil en que se encuentran los centros de reclusión.

De acuerdo con Renace, una organización civil que busca un efectivo acceso a la justicia para los más desfavorecidos, el Penal el Topo Chico tiene una sobrepoblación del 21.93 por ciento en el sector varonil y del 53 por ciento en el femenil.

Nuevo León tiene otros dos centros de Readaptación Social, que son los de Apodaca y Cadereyta Jiménez y entre los tres albergan a 8 mil 417 reos, con una sobrepoblación del 19,41 por ciento.

“Esta es la tragedia más grande en el área de readaptación social y consideramos que el Gobierno del Estado debe ceder la seguridad en este centro penitenciario al Ejército mexicano. Asimismo, solicitamos una reunión con él Secretario de Seguridad, Cuauhtémoc Antúnez, para ver esta problemática y buscar una solución a la inseguridad que priva en nuestro estado”, indicó el coordinador de la bancada panista.

CRÓNICA
La tragedia del Penal del Topo Chico inició a las 23:30 horas del miércoles, cuando se reportó un enfrentamiento entre internos del penal del Topo Chico, según informó el Gobernador.

“El conflicto partió de una disputa entre los grupos liderados por Jorge Iván Hernández Cantú, apodado “El Credo”, y Juan Pedro Saldívar Farías, alias el “El Z 27”. Durante el enfrentamiento, varios reos prendieron fuego a la bodega de víveres, sin afectar las áreas de dormitorio”.

Los hechos se suscitaron en los sectores C-2 y C-3, el resto de las instalaciones se encuentran bajo control y sin registro de incidentes, informó Rodríguez Calderón por la mañana de ayer, al señalar que eran 52 muertos, aunque luego el Gobierno rectificó que eran 49 y 12 heridos.

“El Gobierno de Nuevo León brinda atención personalizada a las familias de las víctimas y se hará cargo de la atención médica y funeraria que se derive de este lamentable hecho”, informó el Gobernador.

Señaló que en el proceso de deslinde de responsabilidades se pedirá que la Comisión Estatal de Derechos Humanos esté de manera permanente en el centro penitenciario.

PAN
El Partido Acción Nacional calificó esta tragedia como la peor masacre en la historia de los penales en Nuevo León, “la cual sucede pese a que el “Bronco” sabía del riesgo y no hizo nada para evitarlo”, aseguró Mauro Guerra Villarreal, Presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PAN.

“Esta masacre sucede pese a que el Bronco sabía que las condiciones en los centros penitenciarios son peligrosas y por las malas decisiones en materia de seguridad como no ratificar el convenio para que el Ejército vigilara los penales y apoyara en la seguridad estatal”, indicó Guerra.

Señaló que en diversas declaraciones durante la transición quedó claro que la administración del Bronco conocía de los riesgos pero tomó malas decisiones y propuso ocurrencias.