Monterrey

Reformas, insuficientes para mejorar la competitividad: Cemex

En el marco del foro 'Monterrey: Energía y competitividad en un México post reformas', el director general de Cemex, Fernando González Olivieri, refirió que además de las reformas estructurales, se requiere fortalecer el estado de derecho para impulsar la economía del país.
Sonia Coronado
19 noviembre 2014 12:43 Última actualización 19 noviembre 2014 12:57
José Antonio González, nuevo CFO de Cemex y Gzz Olivieri, director de Cemex. (Edgar Rivera)

Fernando González Olivieri, director general de Cemex. dijo que incrementar el tamaño del sector energético no producirá una economía más competitiva (Edgar Rivera)

MONTERRREY.- Las reformas estructurales son insuficientes para mejorar la competitividad del país aunque representan una oportunidad para impulsar la economía, pero se requiere del fortalecimiento del estado de derecho, de una mejora en la productividad e infraestructura y de la innovación para lograrlo, dijo Fernando González Olivieri, director general de Cemex.

El directivo dijo lo anterior al referirse a los aspectos que se requieren para que en conjunto con las reformas, la economía del país sea más competitiva a nivel mundial.

Incrementar el tamaño del sector energético no producirá una economía más competitiva en el ámbito global, lo que necesitamos es utilizar los recursos que el sector generará para transformar nuestra economía, en otras palabras, las reformas en sí mismas no son suficientes, éstas crean una oportunidad y necesitamos cubrir varios requisitos para poder aprovecharlas”, dijo.


En el marco del foro 'Monterrey: Energía y competitividad en un México post reformas', que organiza ProMéxico junto con la Americas Society/Council of the Americas, González Olivieri agregó que “primero se requiere continuar fortaleciendo el estado de derecho en el país, mejorar la productividad de la mano de obra y del capital, modernizar nuestra infraestructura y mejorar nuestra capacidad para innovar”.

Durante su charla, dijo que es imperativo que el Producto Interno Bruto del país crezca por lo menos al cinco por ciento y no al 2.5 por ciento, como lo ha venido haciendo en los últimos 30 años, por lo que las reformas estructurales representan la oportunidad de hacerlo.

Señaló que la apertura del sector energético al capital privado, logrará por sí mismo un crecimiento y una mayor producción de energía combinada con una inversión para el desarrollo de la cadena de valor, lo que equivaldrá a un estímulo económico importante, sin embargo dijo que no es suficiente.

“Los inversionistas requieren certeza, reglas de juego justas y predecibles, por lo que la reforma a procedimientos penales, dará mayor certidumbre jurídica a la inversión y reducirá los costos relacionados con la seguridad empresarial.

“La sociedad civil, la iniciativa privada y el gobierno, en sus tres niveles, hemos visto mejoras importantes en los últimos años. Sin embargo, no debemos clamar victoria, ni caer en triunfalismos, puesto que ante el descuido podemos volver al pasado”, advirtió.

Agregó que, "es momento de redoblar esfuerzos y, por qué no, apoyar a otros estados en el fortalecimiento de sus instituciones”.

Destacó que la educación, es clave para incrementar la productividad, ya que “tenemos excelentes universidades y centros de capacitación de clase mundial, sin embargo todavía no son suficientes”.