Monterrey

Reforma en energía, sin impacto en el sector inmobiliario

Jorge Paredes, presidente en México de la firma inmobiliaria Realty World, comentó que sector inmobiliario de Nuevo León es uno de estas ramas de la economía que aún no percibe el efecto de crecimiento derivado del boom energético esperado.
Daniel Anguiano
06 septiembre 2015 20:55 Última actualización 07 septiembre 2015 5:0
Edificios NL. (Félix Vásquez)

Aseguran que petro precios afecta el ánimo de los inversionistas en la industria energética. (Félix Vásquez)

MONTERREY.- Si el boom que se esperaba para el sector energético de Nuevo León y del país luego de las reformas en dicho sector, aún luce lejano; el impacto que éste podría generar en otras áreas de la economía tampoco parece estar cerca.

El sector inmobiliario de la entidad es uno de estas ramas de la economía que aún no percibe el efecto de crecimiento derivado del boom energético esperado, advirtió Jorge Paredes, presidente en México de la firma inmobiliaria Realty World.

No obstante la expectativa que se vivió cuando se modificó el marco regulatorio del sector energético, donde se esperaba que la llegada de trasnacionales a la entidad y demás regiones del noreste de México generara una alta demanda de vivienda, esto aún está lejos de verse, dijo.

“Lo que antes era muy rentable, venir a explorar aguas profundas y hacer exploración de fracking, en la zona donde hay mucho potencial, como Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas o Tabasco; pues el interés disminuyó”, indicó.

Para el ejecutivo, el principal factor que influyó para este desánimo de los inversionistas fue la caída en los precios del petróleo.

“El primer problema es la caída de los precios del petróleo, entonces, el ánimo de las grandes corporaciones petroleras decayó”, comentó.

De acuerdo al Plan Sectorial de Energía del Estado de Nuevo León, la entidad es uno de los principales estados productores de gas natural y energía, motivo por el cual juega un papel trascendente en el nuevo rol del sector energético nacional.

Dicho documento, indica que entre 2003 y 2007 la participación del estado en cuanto a la generación y transmisión de energía eléctrica, suministro de agua y gas creció de 7.4 por ciento del total nacional a 8.8 por ciento.

“Se pretende alcanzar un nivel de restitución de reservas probadas de petróleo y fomentar la diversificación del sector incentivando la participación de las energías Plan Sectorial de Energía renovables”.

“De esta forma, se ha comenzado un importante programa de expansión del sistema de transporte de gas natural en el país. Esto constituye una importante área de oportunidad para el estado de Nuevo León”, señala el documento.

El panorama en el corto plazo en la industria energética del estado no aparenta llegar tan explosivo como se esperaba, ya que las nuevas condiciones del marco regulatorio en materia energética tampoco agilizan los procesos de licitación y contratación.

“El proceso de llegada de las inversiones, es que se van por cuestiones de legislación de lanzamiento de la Ronda 1 o la Ronda 2; por todo este tema burocrático que llevan las licitaciones. Porque lleva un periodo y esto hace que el interés también esté lento de parte de la grandes corporaciones”.

“(El impacto de la reforma energética en el sector inmobiliario) Todavía no se ve reflejado, apenas están poniendo sus tentáculos, pero todavía no se ve un impacto”, añadió.

Por otro lado, señaló que la llegada de Kia Motors, armadora coreana, provocó el incremento de los bienes inmuebles en dicho municipio, esto debido a la especulación.

“No prevemos que haya un alza en los precios de la vivienda en el corto plazo. Lo que pasó en Pesquería fue que hubo especulación y por eso aumentaron los precios, pero no es trascendente para el resto del sector inmobiliario, eso afecta sólo a un microsector”, dijo.