Monterrey

¿Reforma Educativa o Reforma Laboral?

OPINIÓN. Si bien la Reforma Educativa sí incluye modificaciones de índole laboral, no se puede decir que es una reforma laboral, toda vez que incluye importantes modificaciones a la calidad y al proceso educativo.
COMENTARIO
ECONÓMICO

MARCO A.
PÉREZ
VALTIER
06 julio 2016 10:26 Última actualización 06 julio 2016 10:31
Marco A. Pérez Valtier

Marco A. Pérez Valtier

La salida a las calles de los maestros de Nuevo León, sin duda ha venido a poner en la discusión el alcance y las repercusiones de la Reforma Educativa, y para más de uno, la queja es que la Reforma Educativa tiene mayores alcances laborales que educativos, ya que incluye modificaciones a las disposiciones que regulan los estímulos a los profesores, ya que la nueva Ley del servicio profesional docente, elimina los estímulos de la “Carrera Magisterial” e incluye un nuevo esquema donde se privilegia los buenos resultados en las evaluaciones a los profesores, estímulos que serán incluso superiores a los contemplados anteriormente.

Que si el anterior estímulo por carrera magisterial formaba parte del sueldo o no, al ser un estímulo, lo correcto es de que no, al igual que los premios de asistencia y puntualidad, pero en todo caso, privilegiando el dialogo y la negociación, se puede llegar a un esquema de no afectación a derechos, mal o bien adquiridos, sin necesidad de violentar la situación.

Si bien junto con esta reforma se modificó el esquema de pago a los maestros federales, cuyos sueldos se transferían a los estados y eran estos los encargados de pagarles, para volver a centralizar el pago de la nómina, lo cual afectó algunos intereses, sin embargo, la afectación estuvo correlacionada con el grado de corrupción, por lo que en Nuevo León, no hubo tanto problema como en Oaxaca, Chiapas y Guerrero.

Incluso, cuando se realizó el censo de maestros, donde se puso de manifiesto que no solo había aviadores, sino escuelas inexistentes, hubo algunos encuestadores amenazados y golpeados en esos Estados, que desde ese entonces han estado protestando y presionando para que se derogue la reforma.

Con motivo de las evaluaciones, prosiguieron las oposiciones a ser evaluados, y consiguieron posponerlas, pero en Nuevo León no hubo oposición ni al censo ni a las evaluaciones, por lo que se mantiene la interrogante de cuál es el verdadero detonador de las protestas en Nuevo León.

Ahora bien, considerando lo anterior, ¿Cómo podemos entender la argumentación del Gobernador al señalar que las protestas de los maestros de Nuevo León van contra la Reforma Educativa y no contra el Gobierno del Estado?.

Sin embargo, si consideramos que este paquete de reformas al que se le denomina Reforma Educativa, que incluso incluye una reforma Constitucional, fue aprobado en el mes de septiembre de 2013, es decir hace casi TRES años, ¿por qué hasta ahora se inconforman los maestros de Nuevo León?, ¿será que son de bulbos o de lento aprendizaje?, o habrá motivos a nivel estatal?

Finalmente, si bien la Reforma Educativa sí incluye modificaciones de índole laboral, no se puede decir que es una reforma laboral, toda vez que incluye importantes modificaciones a la calidad y al proceso educativo, y contempla una mayor participación de los padres de familia, ratificando la gratuidad de la misma y le compromiso del estado.

* El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.