Monterrey

Recomiendan reestructuración de la deuda de Nuevo León

Carlos Garza Ibarra, integrante del equipo de transición de Jaime Rodríguez Calderón, dijo que a reserva de analizar las cifras que les proporcionarán los actuales funcionarios, el nuevo gobierno tendrá que seguir con el Programa de Ordenamiento y Fortalecimiento Integral de las Finanzas Públicas.
Juan Antonio Lara
24 agosto 2015 21:27 Última actualización 25 agosto 2015 5:0
NL. (Cortesía)

Esto permitirá al Estado una liberación de flujos para financiar nuevos proyectos.(Cortesía)

MONTERREY.- El gobierno actual recomendó a la próxima Administración implementar un proceso de reestructura de la deuda pública, aprovechando la mejor perspectiva financiera del Estado y las condiciones actuales del mercado.

La reestructura podría permitir al Estado liberación de flujos para financiar nuevos proyectos, señalaron funcionarios de la Tesorería General del Estado, dependencia que encabeza Rodolfo Gómez Acosta.

Carlos Garza Ibarra, integrante del equipo de transición de Jaime Rodríguez Calderón, dijo que a reserva de analizar las cifras que les proporcionarán los actuales funcionarios, el nuevo gobierno tendrá que seguir con el Programa de Ordenamiento y Fortalecimiento Integral de las Finanzas Públicas (POFIF) implementado a finales del 2012 y cumplir con los compromisos pactados por la actual administración.

“Tenemos que pedir información para ver qué tanto margen hay en términos de si hay espacio o no para hacer un refinanciamiento”, refirió Garza.

El saldo consolidado de la deuda pública al segundo trimestre del 2015 asciende a 43 mil 582 millones de pesos, que incluye la deuda directa y los bonos cupón cero.

Pero si se toma en cuenta la deuda de la Red Estatal de Autopistas, Agua y Drenaje de Monterrey y del Instituto de Control Vehicular, sobre las que el Gobierno del Estado afirma que no tiene responsabilidad, la deuda sube a 64 mil 388 millones de pesos.

El Gobierno de Rodrigo Medina ha señalado que como resultado de la implementación del POFIF, las perspectivas del Estado han comenzado a mostrar mejoría.

Cuestionado sobre si continuarán con el POFIF, dijo que tendrán que analizarlo, pero admitió que hay compromisos pactados que deberá cumplir el nuevo gobierno.

“Hay algunos compromisos o covenants y esos hay que cumplirlos, porque el castigo puede afectar las finanzas públicas”, admitió.

Garza expresó que analizarán a detalle el desglose de los ajustes que ha hecho el gobierno actual en materia de gasto corriente y de inversión.

“Este es un plan que ayuda a sanear las finanzas, pero está apalancado en una especie de castigo a la inversión y esa es una realidad. Ahora vemos los niveles de inversión del Estado muy inferiores, comparativamente hablando, frente a otros estados”, mencionó.

Y si se comparan con ejercicios fiscales anteriores en Nuevo León reflejan lo mismo, detalló el integrante del equipo de transición de “El Bronco”.

“Yo creo, a bote pronto, que pudo haberse hecho un esfuerzo mayor en términos de gasto corriente, pero habrá que ver con mayor precisión estos números”.

Agregó que el gasto en educación y seguridad son muy importantes para el Estado, pero la inversión también lo es.

“Esto es algo que debemos tener claro en las próximas semanas para ver a qué nos vamos a enfrentar”, indicó.

Explicó que el endeudamiento del Estado no es la causa de los problemas, sino la consecuencia.

“La deuda no es lo que causó los problemas, sino lo que entra a subsanar el déficit faltante. Vamos a tener que ver con más detalle y precisión dónde puede haber alguna especie de elementos para mejorar el balance del Estado”.