Monterrey

Quieren Monterrey energético, pero la región carece de agua

Gobierno e iniciativa privada de Nuevo León están listos para invertir en la extracción de gas, una vez que haya certidumbre jurídica. Cuatro entidades del norte de México podrían conformar una región parecida a Eagle Ford, principal área extractora de gas lutita o shale en el sur de Estados Unidos.
Sonia Coronado / Arturo Bárcenas / Juan A. Lara / Edgar Rivera
07 abril 2014 12:20 Última actualización 07 abril 2014 12:44
[Cuartoscuro]Los recursos son para la construcción del Observatorio Regional para Monitoreo y Vigilancia de Agua del Sureste. 

Entre las cosas que se requieren para asegurar el éxito de esta meta es asegurar la disponibilidad del agua. (Cuartoscuro)

NUEVO LEÓN.- El gobierno de Nuevo León prepara una estrategia para aprovechar el despegue del sector energético de México y los empresarios en la capital industrial del país alistan sus baterías para participar en esta “jugada”, aprovechando el desarrollo texano del gas shale en la localidad de Eagle Ford.

A pesar de esta postura optimista, Santiago García Castellanos, especialista del sector energético, consideró que entre las cosas que se requieren para asegurar el éxito de esta meta, sin duda alguna la más importante de ellas es asegurar la disponibilidad del agua para llevar a cabo la fragmentación que se realiza en la extracción de gas shale o lutitas.

El uso del agua es otro factor de gran importancia que se debe considerar durante el proceso de fragmentación de la piedra para extraer gas shale o lutitas, pero hasta ahora no se ha tratado el tema con la seriedad que se debe”, indicó el también director para América Latina de Macquarie Bank Limited en entrevista con EL FINANCIERO.


Detalló que, “a parte de la piedra y de una serie de químicos que se necesitan para inyectar al subsuelo, se requiere de un uso intensivo de agua, pero en el norte existe un problema de escasez de ésta. Definitivamente aquí lo importante será responder la pregunta de dónde va a llegar el agua para soportar el proceso de extracción de gas, por ello, se debe crear un infraestructura adecuada para extraer el agua y ésta tendría que ser para uso industrial exclusivamente, porque pensar en el uso de agua para consumo humano, por el lado económico encarecería doblemente el proceso, y además tendría un alto costo social”.

Rolando Zubirán Robert, secretario de Desarrollo Económico de Nuevo León, sostiene que Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y Chihuahua pueden compararse y hasta lograr resultados similares a los obtenidos por los 14 condados de Texas, entre ellos Houston, que conforman la zona de Eagle Ford, principal área extractora de gas lutita o shale en el sur de Estados Unidos.

“En el caso de Texas, tan sólo 14 condados unidos lograron generar 38 mil empleos de tiempo completo, con una derrama económica por 312 millones de dólares, y se pronostica que para 2021 la región podría alcanzar los 62 billones de dólares; eso es dos terceras partes del PIB de Nuevo León”, ejemplificó el titular de la Sedec.

Señaló que la conformación regional de las cuatro entidades es una propuesta del gobierno de Nuevo León, en relación a los trabajos que se pudieran realizar en torno a la región de la Cuenca de Burgos, que abarca13 municipios neoloneses.

CERTEZA JURÍDICA

García Castellanos destaca que, “lo primero que se necesita es que salgan las leyes secundarias, y en éstas, en la parte de exploración y producción de hidrocarburos, que se otorgue la certidumbre jurídica que respalde al capitalista privado”.

Señaló que también se requiere que en la 'ronda cero', a más tardar en septiembre próximo, “Pemex declare abiertamente su no interés en la extracción de la mayoría de los campos de gas, y así abrir la puerta al capital privado”.

Dijo que hacen falta ductos para interconectar a gran parte del país con gas natural, “porque se necesita una gran infraestructura para que se transporte el gas; por ahora sí se están dando pasos en la dirección correcta porque ya tenemos redes como la de Ramones-San Luis Potosí, la Tarahumara en Chihuahua y la de Tucson-Sásabe, pero también aquí se requiere certeza jurídica que avale la construcción de ramales pequeños y medianos que conecten el norte y el sur del país”.

COMPARTEN VISIÓN

Abel Hibert, director de postgrado de la Universidad Metropolitana de Monterrey, coincide con esta visión y exalta la estrategia de las autoridades estatales al señalar que “ha sido una excelente iniciativa el que se haya transformado a la Secretaría de Desarrollo Económico estatal en un ente especializado en energía para asegurar su abasto oportuno con efecto positivo para las empresas”.

A nivel de empresas, Alfa señala estar lista y con la experiencia suficiente para participar en proyectos energéticos en México, gracias a los trabajos que ha estado realizando en Texas, a través de su filial Newpek, desde 2006.

Álvaro Fernández Garza, director general de Alfa y también presidente de la Cámara de la Industria de la Transformación (Caintra) en Nuevo León, ha sido uno de los principales impulsores de la reforma energética; sin embargo, dentro de la propia Alfa, José de Jesús Valdez Simancas es el estratega que ha llevado a Newpek a altos niveles.

La empresa sostiene que aprovechará las oportunidades que le presente la reforma energética en la exploración y producción en campos petroleros de aguas someras y tierra firme, además deservicios de ingeniería y proyectos de infraestructura.

UNA GRAN OPORTUNIDAD

Javier Treviño, diputado federal del PRI por Nuevo León, coincidió con el punto de vista de los empresarios y especialistas.

“Yo estoy convencido de que Monterrey va a ser la capital energética del país, pues la ciudad cuenta con todo el potencial que requiere una gran urbe en materia de energía, porque puede ser sede de empresas que vengan a establecerse para desarrollar la energía no convencional aportada desde Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz”.

En contraparte con la visión general, el empresario del ramo energético César Cadena, sostiene que “el único punto de comparación que existe entre Monterrey y Houston es que ambas ciudades son altamente industriales, aunque con vocaciones distintas en los ramos del acero y el petróleo”.

El presidente del consejo de administración de Grupo Energéticos (Energex), explica que son pocos los yacimientos que se pueden explotar en la entidad, a diferencia del estado de Tamaulipas.

“Yo no puedo encontrar gas donde no hay. Tamaulipas no necesita de Nuevo León para perforar. Creo que nosotros no tenemos los abastecimientos de gas como para ser un desarrollo de shale gas”. “Nuevo León puede aprovechar la oportunidad, preparando el capital humano que se va a necesitar y aportando los insumos que se necesitarán para las perforaciones”.

Por su parte, Fernando Turner, presidente de la empresa Katcon, estima que faltan unos 50 años para que la entidad y Monterrey lleguen a lograr el desarrollo que tiene ahora la ciudad de Houston, considerada como una región.

Sin embargo, destaca que toda estrategia que se emprenda a favor de incentivar la economía y el empleo es positiva.