Monterrey

¿Por qué importan las ideologías de los candidatos estadounidenses a México?

OPINIÓN. Una guerra tarifaria dañaría las economías de México tanto como la de EU, pero inicialmente sacudiría a Texas. En 2015, Texas exportó cerca de 95 mil millones de dólares a su socio comercial, México.
HENRY
CUELLAR

VISIÓN 
CONGRESISTA
20 junio 2016 16:28 Última actualización 20 junio 2016 17:6
Henry Cuéllar

Henry Cuellar

Para nuestros dos países, que comparten una de las fronteras más largas del mundo, un alto volumen de comercio de cerca de 1.5 millones de dólares al día, y con 22 millones de estadounidenses de origen mexicano que vive en los Estados Unidos (EU), las buenas relaciones diplomáticas son la base fundamental para el éxito de nuestras economías.

Al ser un representante de EU en demarcación fronteriza, me sorprende que el candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, siga amenazando la relación mutuamente beneficiosa con México.

Desde finales del siglo XIX, México y EU han mantenido estrechos lazos diplomáticos y económicos y una asociación destinada a reforzar las cuestiones transfronterizas. Sin embargo, la campaña presidencial de Trump se ha centrado en México, arrojando exabruptos y comentarios sin fundamento a los migrantes mexicanos y dañando las relaciones con nuestro vecino del sur.

Al promover el sentimiento anti-mexicano con su retórica de campaña, Trump ha logrado no sólo dividir su propio partido y enajenar de la vida política a un número significativo de estadounidenses, sino que amenaza con socavar el futuro de las relaciones EU-México.

De ser elegido, el candidato presidencial del Partido Republicano insistirá en la construcción de un muro en la frontera con México para mantener alejados a los migrantes mexicanos.

Un hombre de negocios como Trump debería darse cuenta de que es en el mejor interés de Estados Unidos el derribar las barreras con México en el comercio internacional, el turismo, el comercio minorista y la inversión de México que son parte integral de la economía de EU.

La promesa de Trump de imponer aranceles considerables a las importaciones provenientes de México para "reforzar" el mercado de trabajo estadounidense, muestra su falta de comprensión de los principios básicos de la economía y el comercio internacional. También quiere coactar las remesas, o transferencias de dinero, desde EU a México, lo que equivale aproximadamente a 24 mil millones de dólares de inyección anual a la economía mexicana. Imagínese la perturbación de la economía mexicana para un sinnúmero de familias. La política de Trump tendría el efecto contrario que piensa y en realidad alentaría la migración a EU.

Una guerra tarifaria dañaría las economías de México tanto como la de EU, pero inicialmente sacudiría a Texas. En 2015, Texas exportó cerca de 95 mil millones de dólares a su socio comercial, México.

Las economías de EU y México están íntimamente entrelazadas. Si un producto llega desde China, India o Europa, tendrá alrededor de cuatro por ciento de insumos americanos –estadounidenses- . Si un producto llega de Canadá tendrá aproximadamente el 25 por ciento de partes estadounidenses. Pero, si el producto proviene de México, tendrá aproximadamente el 40 por ciento de las componentes estadounidenses. Esto muestra cuán interconectadas están las economías de ambos países.

Afortunadamente, a diferencia de Trump, la candidato demócrata Hillary Clinton tiene una mejor comprensión de cómo el comercio, el turismo, el comercio minorista y la inversión funcionan como una vía de doble sentido en el mercado internacional.

Incluso en 2009, cuando ella fue secretaria de Estado de EU, manifestó su opinión en la guerra del gobierno mexicano contra las drogas; Clinton entiende la importancia de equilibrar la seguridad fronteriza, el flujo legítimo de comercio y el turismo entre los dos países.

México, después de todo, es el tercer mayor socio comercial de EU en todo el mundo después de Canadá y China. Una guerra comercial y un mal dañado a las relaciones diplomáticas con México, lo que probablemente podría ser el resultado de las políticas de Trump, no sólo haría un deterioro comercial a EU, sino que también perjudicaría los intereses de seguridad de nuestro país, que están anclados en tener aliados en vez de adversarios, tanto en el Sur como en la frontera del Norte. EU tiene la suerte de tener dos fuertes aliados como vecinos inmediatos cuando se trata de comercio y seguridad.

Hillary Clinton es casi seguro que será el abanderado de las políticas iniciadas por Bill Clinton, en la década de 1990, cuando EU firmó el TLC con México y Canadá, lo que ha reducido significativamente los aranceles en bienes y servicios, ha creado millones de puestos de trabajo e infraestructura, transformando plenamente la frontera entre EU y México, desde su implementación.

Ella entiende que las inversiones son importantes para la economía de EU. En la actualidad, seis millones de empleos estadounidenses dependen del comercio con México y las inversiones mexicanas en este país son una parte vital de la economía.

Nombres y marcas como Sara Lee, Thomas 'Inglés molletes, leche Borden y otros son propiedad de las empresas mexicanas que mantienen plantas y trabajadores en EU. Cemex de México es también el segundo mayor productor de cemento en este país, y así ha ayudado a construir carreteras y ciudades en la Unión Americana.

Cuando se trata de las relaciones EU-México, específicamente en política, las cuestiones económicas y de inmigración, Trump y Clinton no sólo tienen diferentes enfoques para el mismo problema – y representan filosofías diametralmente opuestas de la forma en que los dos países deben construir sus relaciones.

El principal objetivo de Trump es dividir a EU y México - de ahí su fijación en la construcción de un muro, deteniendo remesas, promoviendo anti-inmigración y las actitudes anti-comerciales.

Por el contrario, uno de los mayores objetivos de Clinton es cómo aprovechar y fortalecer la relación existente, positiva entre EU y México.

* El Autor es Congresista demócrata por el Distrito 28 de Texas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.