Monterrey

Pese a Trump, empresas
contemplan salir de Indiana

Aplicaría a firmas estadounidenses un arancel de 35 por ciento a sus productos.
ARTURO BÁRCENAS
abarcenas@elfinanciero.com.mx
09 diciembre 2016 10:26 Última actualización 09 diciembre 2016 10:26
Infructuoso

Especialistas consideran que el enfoque de Trump hasta el momento, dirigido a empresas individuales, es poco práctico.

Pese a que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump,
declaró a Time que podría impedir que cualquier compañía se mudara
a otro país con tan solo una llamada de 5 minutos, especialistas consideran que esto es imposible, pues no puede buscar un acuerdo
con cada empresa de manera individual, sino que se requiere de un
programa bien definido con este objetivo.

Ante esta situación, varios sitios estadounidenses han señalado que
pese a que Trump logró que Carrier cancelara sus intenciones de mover 800 empleos de Indianápolis a Monterrey, México, aún hay proyectos de empresas para mover más de dos mil empleos fuera de Estados Unidos.

Otras siete compañías de Indiana todavía planean despedir trabajadores en los próximos meses debido a su intención de cambiar su producción a países como México y China, según una investigación
de IndyStar.

United Technologies, empresa matriz de Carrier, aún planea eliminar
empleos en Indianápolis y Huntington, y el estado está previendo la pérdida de por lo menos 2 mil 100 puestos de trabajo a otros países en un futuro próximo, señaló IndyStar.

El diario destaca que lo malo para Trump, es que esto no solamente
está sucediendo en Indiana.

Voceros de la próxima administración no respondieron a preguntas
sobre si Trump podría intentar intervenir con estas siete compañías que
están planeando despidos, aunque sí lo hizo con Rexnord Industries por sus planes de cerrar 300 empleos en su planta de Indianápolis.

“Rexnord de Indiana se está mudando a México y estará despidiendo
a sus 300 trabajadores”, dijo Trump el viernes. “Esto está pasando por todo el país, ¡no más!”.

Pero el gran número de despidos inminentes pone de manifiesto la inutilidad de los acuerdos con empresas individuales, dicen los expertos.
Por lo que consideran que se necesitarán grandes cambios en la política  para detener la salida de empleos.

Mientras tanto, el éxodo de empleos que Trump ha prometido evitar es probable que continúe, agregaron.

En Elkhart, por ejemplo, cientos de trabajadores de dos fábricas perderán sus empleos a principios del próximo año.

Harman Professional, un fabricante de equipos de audio, está cerrando 125 puestos en el área de producción y almacén debido a que
cambiará la producción a una fábrica en Tijuana, México.

A pocos kilómetros de distancia, el fabricante de autopartes CTS 
Corp
. despedirá a 230 empleados por trasladar sus instalaciones a
México, China y Taiwán.

En el otro lado del estado, más de 80 trabajadores que hacen dispensadores de refrescos en Manitowoc Beverage, en Sellersburg, perderán sus trabajos mientras la firma transfiere estas plazas a Tijuana.

Y en Lafayette, el fabricante de piezas de automóviles TRW Automotive cerrará una de sus dos plantas en Indiana y cancelará 65
empleos en enero.

Directivos de la mayoría de esas empresas no devolvieron las llamadas
de IndyStar, y los que lo hicieron dijeron que no tuvieron contacto con la nueva administración de Trump.

“Tratar con compañías individuales no va a funcionar. Hay demasiadas
compañías “, dijo Michael Mobley, empleado del departamento de envío de Matthews-Aurora Funeral Solutions.