Monterrey

Padece diabetes 14.6% de la población de NL

El costo del tratamiento alcanza los 4 mil pesos mensuales.
DANIEL ANGUIANO
danguiano@elfinanciero.com.mx
26 enero 2016 8:30 Última actualización 26 enero 2016 8:42
Pacientes con diabetes

ATENCIÓN. De los pacientes de diabetes en la entidad, al menos el 71.5 por ciento recurre al uso de un tratamiento farmacológico.

En Nuevo León, al menos el 14.6 por ciento de la población padece diabetes, según la última Encuesta Estatal de Salud del Estado, misma que señala que como mínimo el 74 por ciento de éstos accede a un tratamiento.

Adicionalmente, 3 de cada 10 neoleoneses mayor de 20 años vive con diabetes. Esta cifra es superior a la media nacional donde 1 de cada 10 mexicanos sabe que vive con esta condición, señala la Estrategia Estatal de para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes del Estado de Nuevo León.

La diabetes deteriora no sólo la salud de quien la padece, sino también su bolsillo, debido al costo del tratamiento, que de acuerdo a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en México, alcanza el 34 por ciento del presupuesto de servicios sociales del país.

“En comparación con los datos reportados en la ENSANUT 2006, en la prueba de diabetes hubo una tendencia al aumento en la detección para los grupos de mayor edad en los hombres. En el caso de las mujeres se observó también un incremento, al pasar de 19.8 por ciento en 2006 a 37.8 por ciento en 2012”, indica el reporte.

Asimismo, añade que los gastos mensuales de un paciente pueden ir desde los mil 217 pesos a los 3 mil 954 pesos, aunque éste no es el único costo que tiene la enfermedad en la vida de los pacientes, sino que también hay un impacto social.

“Para las personas que viven con diabetes el impacto inmediato se presenta en la disminución de la calidad de vida y la muerte prematura, si no se cuidan y no siguen un tratamiento adecuado. También las familias resultan afectadas debido a que están inmersas en los continuos gastos que requiere el tratamiento de la enfermedad”, señala el análisis de la dependencia.

La encuesta estatal señala que de los pacientes de diabetes de la entidad, al menos el 71.5 por ciento recurre al uso de un tratamiento farmacológico, que incluye medicamentos como los antidiabéticos orales, en el 74.3 por ciento de los casos.

Señala que así como la insulina, en el 13.7 por ciento de los casos; un 3.9 por ciento combina dicha sustancia con los antidiabéticos orales y el 2.6 por ciento no acude a ningún tratamiento médico.

PADECIMIENTO EN ASCENSO
En cuanto a la tendencia, de acuerdo a los últimos resultados de la encuesta del Estado, es al alza en los casos de diabetes de la población de Nuevo León. Algo que coincide con las afirmaciones del doctor Armando Arredondo, investigador del Centro de Investigación en Sistemas de Salud (CISS) del Instituto Nacional de Salud Pública, quien explica que México es actualmente el noveno país con más casos de diabetes en el mundo.

“52 de cada 100 pesos que desembolsan los mexicanos en la atención sanitaria, corresponden a gastos por diabetes. De aquí 92 por ciento de los recursos se destinan en atender las complicaciones y solo ocho por ciento a la demanda de casos controlados. Se espera que este gasto aumente en los siguientes años si no se toman las medidas precautorias necesarias, esto podría significar un colapso en el sistema de salud.

“Un paciente con Diabetes cuesta al sistema de salud mexicano 708 dólares en promedio y de cada 100 pesos que se gastan en esta enfermedad, 52 los aportan los pacientes, 30 el IMSS, 11 la Secretaría de Salud y 7 el ISSSTE”, explica.

Una cifra alarmante, añade, dado que los análisis revelan que esta tendencia llevaría al país a ser el séptimo o sexto lugar en el año 2025.

“Esta enfermedad se ha convertido en una epidemia mundial debido a los altos índices de muertes y la creciente demanda de servicios que se han registrado en los últimos 10 años”.

“El impacto de esta enfermedad no sólo es en la mortalidad sino de manera muy importante en la morbilidad y en la calidad de vida, representando una enorme carga tanto para el individuo y su familia como para el sistema de salud y la sociedad en general”, explica Arredondo en un ensayo publicado en The Journal of International Society for Paharmacoeconomics and Outcomes Research.