Monterrey

Museo Papalote ahorrará energía con techos verdes

Además, los aparatos utilizarán el agua usada y tratada del mismo recinto para enfriar solamente el aire que se necesite.
JUAN ANTONIO LARA
08 julio 2016 9:48 Última actualización 08 julio 2016 9:56
La inversión para este proyecto ascendió a 500 millones de pesos (Conaculta)

La inversión para este proyecto ascendió a 500 millones de pesos (Conaculta)

Con enfriadores de aire que utilicen el agua usada y tratada, Papalote Museo del Niño, que se construye en el Parque Fundidora, solamente enfriará el aire que necesita logrando ahorros en el consumo de energía eléctrica.

Además, este recinto tendrá un parque en su entrada, que será el techo del museo, donde se integrarán los sistemas naturales que representan las ecoregiones del Estado, con el apoyo de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Con una inversión superior a los 500 millones de pesos, Papalote Museo del Niño abrirá sus puertas este año en el Parque Fundidora y ofrecerá a niños y familias del noreste de México todo un mundo de conocimientos y experiencias que van desde viajar al Jurásico hasta observar la Tierra.

Adriana Nelly Correa, directora general del este recinto, dijo en entrevista que el presupuesto global de la obra es 505 millones de pesos, pero faltan 38 millones para concluirlo.

“La conclusión de la obra tiene relación con poder conseguir estos fondos o recursos que requerimos para los detalles finales. Quisiéramos que fuera antes de finalizar este año”, menciona.

Este nuevo integrante de la familia Papalote será un museo subterráneo, ya que del nivel del suelo a su auditorio hay una profundidad de 16 metros, a donde se accederá por rampas, escaleras y elevadores.

“Tendrá un aislamiento térmico impresionante por el cristal del domo, que tiene una doble capa y una membrana en el exterior que refleja más del 90 por ciento de la radiación solar”, señaló Correa.

Este cristal permitirá el paso de la luz solar, pero no de la radiación, con lo cual se reduce la necesidad de utilizar energía eléctrica y el uso de combustibles fósiles.

En la entrada al museo habrá ecosistemas terrestres que formarán un techo verde. “Integrando el techo, junto con la parte del terreno firme, van a albergar esos sistemas naturales que representan las tres ecoregiones del estado, gracias a un convenio con la UANL”.

Los visitantes van a conocer, apreciar y valorar y contribuir a la conservación del ecosistema natural de Nuevo León.

CLIMA
“Todo el aire que ya se consumió aquí, en vez de aventarlo al exterior, captamos todo el frío de adentro y al momento de intercambiarlo por el aire fresco del exterior, ya no tengo que enfriarlo nuevamente, con lo cual nos hace más eficientes y ser congruentes con nuestro mensaje”, explicó Oscar Tokunaga, director de ingeniería del Museo.

Además, los aparatos utilizarán el agua usada y tratada del mismo recinto para enfriar solamente el aire que se necesite.

Esta obra que se construye en el Parque Fundidora es parte de la familia Papalote Museo del Niño que inició hace 22 años en la Ciudad de México, en Chapultepec, y luego se incorporó otro en Cuernavaca, Morelos.

SOSTENIBILIDAD
El nuevo integrante del Parque Fundidora será un museo interactivo, que abarca ciencia, tecnología, historia, artesanía y una temática general.

Sin embargo, el recinto de Monterrey, además de todo lo anterior, tendrá una personalidad distinta: estará enfocado a la educación para la sostenibilidad.

“Lo que buscamos es que a través del juego podamos atraer a los niños para que ellos descubran el placer de descubrir. Apoderarse de su propio proceso de aprendizaje”, explica la directora.

Los contenidos y la museografía están diseñados para niños de primaria y secundaria, pero los guías van a estar capacitados para poder compartir con los padres y adultos esta información.