Monterrey

Los repatriados enriquecen al mercado laboral: especialista

NL carece de un plan de integración productiva para esta población.
Daniel anguiano
danguiano@elfinanciero.com.mx
28 febrero 2017 10:44 Última actualización 28 febrero 2017 12:45
Entidades como Chihuahua esperan hasta 150 mil repatriados.

Entidades como Chihuahua esperan hasta 150 mil repatriados.

La llegada de repatriados mexicanos provenientes de Estados Unidos, más que representar un problema es una oportunidad, debido a que la mayoría de ellos se encuentran en edad productiva y con altas competencias laborales.

Víctor Zúñiga, investigador en temas de migración del Tecnológico de Monterrey, comentó que por este motivo, los gobiernos federal y estatal, así como el sector privado de Nuevo León y de otras entidades, deberían estar formando proyectos para canalizar esta fuerza laboral.

“No sé por qué se están preparando con albergues (entidades como Nuevo León). Los tomadores de decisiones mexicanos tienen esta idea de que son mexicanos solos (los repatriados) y que tuvieron un periodo corto allá, eso es falso”.

“Los mexicanos que se están regresando desde 2006 a la fecha, son personas que tenían muchos años en Estados Unidos. Y tienen una experiencia laboral y profesional importante y nexos y lazos en Estados Unidos, algunos de los hijos son nacidos allá y tienen las dos nacionalidades”, comentó el investigador.

Comentó que en ese sentido, el capital humano nacional se está enriqueciendo debido a las competencias de este sector de la población; sin embargo, se enfrentan al tema de que los empleadores mexicanos les exigen para contratarlos certificaciones que en México no existen.

“Los organismos empresariales deben hacer un esfuerzo conjunto de certificación, esa es la mejor forma de integrarlos”, comentó Zúñiga.

En días pasados, los gobiernos de Tamaulipas y Chihuahua se declararon sin capacidad para recibir a migrantes en caso de deportaciones masivas, mientras que el sector manufacturero de Tijuana se prepara con planes de contratación con los cuales buscan generar hasta 12 mil empleos para repatriados, mientras tanto en Nuevo León se adecuaron albergues en espera de este flujo de personas.

“Las asociaciones de empleadores del estado de California están vinculadas con las de Baja California, y esos vínculos hacen que se tenga una visión actualizada de lo que está sucediendo, particularmente en Tijuana”, agregó Zúñiga.

El especialista comentó que estos repatriados tienen experiencia en distintas áreas productivas, como el sector restaurantero, de servicios, aeronáutico, manufacturero, entre otros; con el plus de que muchos de ellos son bilingües.

Sin embargo, añadió, en los tomadores de decisiones mexicanos existe una visión anacrónica de la situación que ubica a los repatriados como si todos desarrollaran actividades agrícolas como en la época de los braceros.

“Si llegan a México con esas competencias, y cualquiera que sepa un poquito de economía va a detectar que se está enriqueciendo el capital humano mexicano. Entonces no tenemos un problema, sino una oportunidad”.

“Porque son capital humano, que vienen en calidad de expulsión obviamente a una economía menos atractiva que la de Estados Unidos”, dijo.