Monterrey

La elección de la afore

OPINIÓN. La realidad es que la CONSAR y los demás organismos especializados en finanzas, así como los académicos en esta área, tenemos la tarea de difundir una cultura financiera que motive a los trabajadores a fundamentar la elección de su AFORE.
OPINIÓN 
ACADÉMICA

TECNOLÓGICO
DE MONTERREY

RODOLFO
RODRÍGUEZ
07 marzo 2016 10:14 Última actualización 07 marzo 2016 10:27
Rodolfo Rodríguez

Rodolfo Rodríguez

¿Conoces la Administradora de Fondos para el Retiro (AFORE) que administra tu cuenta individual? ¿Por qué la elegiste? ¿Fueron los rendimientos, las comisiones o la atención que te brinda lo que hizo que eligieras precisamente esa administradora?

Desde la aprobación de la Ley de Sistema de Ahorro para el Retiro, los trabajadores hemos tenido que elegir una AFORE que administre nuestro fondo. Durante los primeros años, la existencia de diferentes tipos de comisiones (sobre saldo y sobre flujos) y la poca información sobre el desempeño de las Administradoras, planteaban una gran dificultad para que los trabajadores tomáramos una decisión razonada con base en la rentabilidad neta que cada AFORE había brindado.

Posteriormente, en 2008, las comisiones se simplificaron para sólo tener un tipo de comisión: comisión sobre saldo. Con la nueva estructura de comisiones los trabajadores contamos con un indicador muy valioso para decidir a cuál Administradora le confiamos nuestros ahorros para el retiro. Éste es el Indicador de Rendimiento Neto (IRN) el cual se obtiene restando al rendimiento del fondo la comisión cobrada por la Administradora.

Pero, ¿en realidad este cambio ha mejorado la manera en que elegimos los trabajadores a la AFORE?

Diversos estudios académicos, como “Portfolio Selection” (1959) del economista estadounidense Harry Markowitz, han demostrado que las dos variables relevantes para elegir un fondo son rendimiento y riesgo.
De acuerdo con estudios sobre la elección de fondos de inversión en Estados Unidos, “Costly Search and Mutual Fund Flows” de los especialistas en finanzas Erik R. Sirri y Peter Tufano (1998), los inversionistas han obrado acorde con la noción de maximización de los rendimientos propiciando un mayor crecimiento de los fondos que han generado los mayores rendimientos.

Con base en las estadísticas de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR) de los últimos años, las Administradoras que han generado en promedio los mayores rendimientos netos no tienen los mayores activos netos. En el período 2011 a 2016, SURA ha generado el mayor IRN (10.15%), mientras que XXI Banorte ha experimentado el mayor crecimiento en sus activos netos (528%). ¿No estamos los trabajadores tomando decisiones razonadas para la elección de la AFORE?

Una gran parte de los trabajadores iniciaron su actividad laboral con anterioridad a 1997 y estos tienen la opción de pensionarse bajo la Ley del Seguro Social de 1973. Bajo esta expectativa, se ha generado, en muchos trabajadores, una actitud de indiferencia sobre el desempeño de las AFORES. Con relación a esta tesis, los nuevos trabajadores “aforados” no tienen esta opción por lo que los activos netos de la SIEFORE Básica 4 (SB4), a la cual se afilian trabajadores de menos de 36 años de edad, deberían responder al IRN de una manera más estrecha. Las estadísticas de la CONSAR indican que la AFORE con mayor IRN en la SB4 es SURA y, nuevamente, ésta no es la Administradora con los activos netos con mayor crecimiento.

Además del IRN, el riesgo es otro factor a considerar en la elección de un fondo de inversión como lo son los Fondos para el Retiro. Sin embargo, a la luz de la reglamentación para conformar las SIEFORES que limita las diferencias en riesgo, éste no parece ser un factor decisivo en la elección de una AFORE.

¿Cómo estamos eligiendo los trabajadores? ¿Es, acaso, la calidad del servicio lo que nos motiva a elegir la AFORE? ¿O es nuestra falta de cultura financiera la que origina esta discrepancia entre el IRN y el crecimiento en el valor de los activos netos de las Administradoras?

La CONSAR no proporciona información respecto a la calidad en el servicio de las AFORES. La realidad es que la CONSAR y los demás organismos especializados en finanzas, así como los académicos en esta área, tenemos la tarea de difundir una cultura financiera que motive a los trabajadores a fundamentar la elección de su AFORE considerando el IRN en conjunto con la calidad en el servicio que les brindan cada AFORE.

*El autor es profesor del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas del Campus Monterrey. Su correo es rodolfo_rodriguez@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.