Monterrey

Incrementa el Gobierno del Estado el gasto aprobado por el Congreso para 2016, en 2 mil 194 millones de pesos

OPINIÓN. Es lamentable que el nuevo gobierno siga engañando al Congreso y a la población con falsos programas de austeridad, y que la reducción real esté afectando el gasto en Obra Pública, es decir, en inversión, para inflar aún más el gasto corriente.
COMENTARIO
ECONÓMICO

MARCO A. 
PÉREZ
VALTIER
22 junio 2016 10:44 Última actualización 22 junio 2016 10:52
Marco A. Pérez Valtier

Marco A. Pérez Valtier

Por Marco Antonio Pérez Valtier.

El tan publicitado “Ahorro” en el Gasto del Estado de Nuevo León que se tendría para este año 2016, según nuestras autoridades hacendarias, finalmente no iba a materializarse, tal y como lo externé en una nota anterior, ya que el Presupuesto de Egresos para 2016 que se presentó al Congreso local, estaba deliberadamente subestimado, con el único propósito de mostrar una supuesta austeridad, ya que el nuevo gobierno había prometido una importante reducción en el gasto gubernamental.

Dentro de las partidas que se manipularon y subestimaron de manera deliberada, estaba el renglón de “Amortizaciones de la Deuda”, ya que dentro del presupuesto que se presentó al Congreso, se consignaban CERO pesos de gasto para 2016, situación a todas luces absurda e inviable, que por supuesto ya fue modificada al alza por la Secretaría de Finanzas, en mil 608 millones de pesos para 2016, a pesar de que el pasado lunes se le autorizó por el Congreso la supuesta reestructuración de la deuda que vendría a aliviar los pagos de estos pasivos.

Junto con este incremento en el servicio de la deuda para 2016, la Secretaría de Finanzas, pasando por encima del Congreso, autorizó un incremento en el gasto corriente de mil 081 millones de pesos!! y para viabilizar estas mayores erogaciones en el gasto corriente, reduce el gasto de capital aprobado por el Congreso (gasto de inversión) en 565 millones de pesos.

De esta manera, el Presupuesto de Egresos que el Congreso local le autorizó al Gobierno del Estado para 2016, de 77 mil 077 millones de pesos, la Secretaría de Finanzas ya lo aumentó en 2 mil 194 millones de pesos para dejarlo en 79 mil 271 millones de pesos.

La partida de gasto corriente que más se incrementa, es la de “Transferencias” a organismos del estado, y paradójicamente, al Instituto de Control Vehicular se le transferirán ahora 921 millones de pesos, cuando el presupuesto aprobado por el Congreso marcaba CERO pesos, lo cual da lugar a suspicacias y debe ser aclarado por las autoridades, ya que el Instituto es una fuente de ingresos para el Estado, no al revés.

Es lamentable observar que a la Secretaría de Obras Públicas se le reduce su presupuesto en casi un 60 por ciento!!, pasando de 419 millones de pesos aprobados por el Congreso local, a solo 172 millones de pesos en el presupuesto modificado, es decir, tuvo una reducción de 247 millones de pesos, mientras que el total de la Inversión Pública se reduce en un 50 por ciento, pasando de 788 millones de pesos aprobados por el Congreso, a solo 384 millones, mientras que el rubro de servicios personales aumenta aún más, ahora en 150 millones de pesos.

Es lamentable que el nuevo gobierno siga engañando al Congreso y a la población con falsos programas de austeridad, y que la reducción real esté afectando el gasto en Obra Pública, es decir, en inversión, para inflar aún más el gasto corriente, y tengan que llegar al extremo de solicitar a la población que compren ellos mismos cemento para que tapen los baches, y litros de cloro para descontaminar el agua del paseo de Santa Lucía. Pero bueno, queríamos un cambio.

* El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.