Monterrey

Hisense busca
abrir planta en
México; NL es
una opción

Las instalaciones estarían destinadas a la fabricación de
refrigeradores.
DANIEL ANGUIANO
napellido@elfinanciero.com.mx
07 septiembre 2016 8:38 Última actualización 07 septiembre 2016 8:42
Etiquetas
Hisense

MERCADO. Hisense adquirió en 2015 las instalaciones de Sharp, donde fabrica pantallas; busca cerrar el 2016 con 2.2 millones de unidades producidas.

La empresa de origen chino Hisense contempla a Nuevo León como
una de sus opciones para instalar una planta de refrigeradores con la
cual busca abastecer principalmente al mercado de Estados Unidos.

Leopoldo Murillo, director de la cadena de suministro de Hisense México, explicó que por ahora se analiza a la entidad junto a otras
regiones del Bajío como posibles sedes de esta planta; y que Nuevo
León es una opción por su ubicación geográfica.

“Estamos analizando toda la cadena de valor donde se instale la
empresa y en ese sentido, la información que tenemos es que Querétaro y Nuevo León es donde está más estructurada esa cadena”, explicó.

Añadió que parte del análisis está enfocado en las rutas hacia el Norte
y la conexión con los puertos.

“Se ha analizado la cantidad de proveedores que hay alrededor, las rutas hacia la frontera, hacia los puertos. Estamos viendo la capacidad
del puerto de Lázaro Cárdenas, por ejemplo y cuál es la ruta de
cruce hacia el Norte, en ese sentido está el análisis”, indicó el directivo.

Explicó que, sin descartar el esquema mediante el cual abrieron
su primera planta en México, de pantallas en Rosarito, Baja California, donde Hisense adquirió las instalaciones de Sharp por un
monto cercano a los 23 millones de pesos; en la fábrica de refrigeradores la primera opción es edificar desde cero.

“En este caso, por la cuestión de la tecnología, estamos viendo la
posibilidad desde cero, por los procesos que tiene que llevar que son
un poco distintos, sin descartar la primera opción; pero de manera
primara es desde cero para instalar los sistemas”, dijo.

Explicó que similar al esquema de distribución que maneja la fábrica de televisores, que en estas fechas llegaría al millón de unidades producidas, el 70 por ciento de la producción sería destinada al mercado más grande del mundo, Estados Unidos.

Mientras que un 30 por ciento a abastecería al mercado mexicano.

En mayo pasado Hisense cumplió cinco años de haber llegado al mercado nacional; no obstante, fue en junio del año pasado adquirió las
instalaciones de la fábrica de pantallas de Sharp, a la vez que adquirió
la licencia para distribuir esta marca en México y América Latina.

Una vez realizado el convenio, Hisense incrementó la capacidad
de la planta al añadir tres líneas de producción a las dos que ya contaba
la fábrica.

Mismas que cuentan con la capacidad para un tiraje de 9 mil unidades al día; con lo cual busca concretar su meta de ensamblar 2.2 millones de televisores al finalizar el año en curso.

>