Monterrey

Envejecimiento de la población representa una oportunidad de negocio

En Nuevo León hay capacidad para atender sólo al 2 por ciento de la población mayor de 65 años, que es de 356 mil personas.
JUAN ANTONIO LARA
jlara@elfinanciero.com.mx
16 agosto 2016 10:19 Última actualización 16 agosto 2016 10:22
Adultos mayores

Adultos mayores

Sin duda alguna que los avances de la ciencia médica y una mayor cobertura de salud, son dos de los principales factores que en los últimos años han incrementado le esperanza de vida al nacer en Nuevo León, por lo que actualmente la cantidad de personas de 65 años y más cada vez es más grande.

Lo anterior genera una gran oportunidad de negocio en el rubro de Casas de Descanso, coloquialmente llamadas asilos, pues la entidad no cuenta con la infraestructura necesaria en este segmento para darle cabida a esta población comúnmente llamada Adultos Mayores.

“Esta es una población que va en aumento vertiginosamente”, dice Bibiana A. Magallanes González, directora general de la Casa de Retiro Luis Elizondo, en referencia a los adultos mayores.

De acuerdo al Consejo Nacional de Población, actualmente para el año 2020 la esperanza de vida en Nuevo León para las mujeres ronda los 79.4 años y para los hombres de 75.2 años; mientras que para el 2030 estos niveles suben a 80.3 años y 76.3 años, respectivamente.

A nivel nacional se estima que para el 2050 habrá 150 millones de mexicanos y 10 personas mayores de 65 años por cada 100 en edad productiva, es decir, el 10 por ciento de la población.

“La población de los adultos mayores está creciendo y por consiguiente también el número de asilos y Casas de Retiro. El adulto mayor tiene que ir a un lugar donde debe estar bien cuidado”, señala María del Carmen Garza, Procuradora de la Defensa del Adulto Mayor del Gobierno del Estado.

En Nuevo León hay 342 mil adultos mayores y solamente 120 Casas de Retiro con una capacidad conjunta de atención para 6 mil 500 personas.

Esto significa que si todos los adultos mayores quisieran entrar a una Casa de Retiro solamente hay capacidad para un 2 por ciento.

La edad promedio en que una persona acude a una Casa de Retiro para pasar los últimos años de su vida es de 70 años o más.

Julio Guzmán Castañeda, vicepresidente del consejo directivo del patronato Asistencia y Desarrollo Social A.C., que maneja los asilos Virgen de Guadalupe y Sagrado Corazón de Jesús, menciona que uno de los requisitos que piden para recibir a una persona es que quiera entrar por su propia voluntad.

También, que los familiares de los residentes acudan periódicamente a visitarlos para que su estancia sea más placentera.

Los directivos de Casas de Retiro advirtieron que la longevidad de los mexicanos va en aumento y que hace 15 años había una rotación de 2.8 años, pero la estadía promedio actual es de 5 años.

La media de edad de los adultos mayores en estas Casas de Retiro es de 85 años, lo cual trae consigo más dependencia, más enfermedades y más gastos.
“Nuestros adultos mayores tienen que tener el apoyo y el soporte de las familias y con las nuevas leyes y pensiones que se vienen del Seguro Social, estas generaciones tienen que trabajar mucho y prever una economía para su futuro”, señala Magallanes.

Por tal razón, el panorama para las nuevas generaciones es sombrío.
“Tienes que manejar una economía basada en el ahorro para garantizar tu futuro y la otra es el cuidado de la salud”, comentó.

COSTOS DE LA ESTANCIA
El costo por residente en la Casa de Retiro Luis Elizondo, que en agosto cumplirá 60 años de operación, es de 9 mil 300 pesos mensuales por cada residente, pero hay personas que pagan solamente su pensión, entre 2 mil o 3 mil pesos mensuales.

“Tenemos personas subsidiadas al 100 por ciento, pero hay personas que pagan más”, dice Magallanes.

Los residentes reciben sus tres comidas diarias, atención médica integral, artículos de aseo personal y algunas medicinas.

“Si habláramos que el residente tuviera que pagar todos los servicios que reciben, el costo se iría a 16 mil 500 pesos por mes”, indicó.