Monterrey

El referéndum de Reino Unido y sus efectos sobre el tipo de cambio

OPINIÓN. Hacia adelante el peso seguirá afectado por las elecciones presidenciales de EU.
ENTORNO 
MACRO-
ECONÓMICO

GABRIELA 
SILLER
23 junio 2016 8:52 Última actualización 23 junio 2016 8:56
Gabriela Siller

Gabriela Siller

Desde la sesión del 9 de junio, las noticias y expectativas acerca del referéndum de Reino Unido y la posibilidad de un Brexit han dominado los movimientos y la dirección del mercado cambiario. El tema del Brexit se ha convertido en el principal catalizador de la aversión al riesgo, lo que para el peso es sinónimo de una depreciación.

En principio, las pérdidas del peso se deben a sus características: existe un mercado profundo de más de 135 mil millones de dólares al día, es la divisa más operada entre las monedas emergentes y del grupo, es una de las pocas que operan las 24 horas. Por este motivo, los inversionistas adoptan posturas a favor del dólar y en contra del peso, para cubrir otras posiciones en activos de riesgo, lo que compensa sus pérdidas en episodios de nerviosismo. Todo con la posibilidad de abrir o cerrar sus posturas en el mercado cambiario rápidamente y en cualquier momento del día.

Actualmente existen varias situaciones que de manera simultánea representan un riesgo de debilitamiento para el peso. A largo plazo lo más relevante es el proceso de normalización de la política monetaria estadounidense, ya que esto tendría efectos sobre los flujos de capitales de economías emergentes hacia economías avanzadas, en particular Estados Unidos (EU). El proceso de desaceleración económica de China y las señales de debilitamiento económico global también representan un riesgo para el peso en el largo plazo. En otras palabras, estos acontecimientos seguirán afectando a la divisa más allá del 2016.

A los acontecimientos señalados se suman eventos que en el corto plazo se han convertido en riesgos para el peso. El primero de estos es el referéndum de Reino Unido programado para el 23 de junio. Por ahora, la posibilidad de un ajuste de los flujos de inversión (de confirmarse el Brexit), ha ocasionado que los mercados nuevamente incrementen sus posturas en contra del peso. El segundo riesgo es el proceso electoral de EU.

Más allá de los flujos de inversión en el corto plazo, un Brexit implicaría la necesidad de una reorganización completa de los tratados comerciales de Reino Unido. También debilitaría la estabilidad de la Unión Europea (UE), en donde grupos políticos de otros países también han mostrado inconformidad con las reglas migratorias, considerando a la vez que se ha perdido soberanía ante Bruselas. El escepticismo hacia la UE tiene origen en la crisis de refugiados y en la crisis económica que desde 2010 afectó a la región. En este contexto, partidos políticos en contra de la integración europea han ganado espacios en parlamentos de países miembros. Si Reino Unido confirma una salida de la UE, se espera que los movimientos populistas y la ideología nacionalista ganen fuerza, poniendo en riesgo al bloque, que además de la integración comercial, tiene como objetivo subyacente la estabilidad política y la paz a largo plazo, lo que se considera una prioridad desde que se creó la Comunidad Económica Europea en 1957.

Escenario 1. La confirmación de un Brexit este 23 de junio generaría presiones que podrían llevar a la paridad rápidamente hacia el histórico de 19.44 pesos por dólar y desde ahí a 20 pesos por dólar. Existe la posibilidad de que la Comisión de Cambios decida intervenir a través de Banxico con subastas de dólares, aunque los flujos podrían dificultar la tarea de brindar estabilidad al mercado. En este escenario se hace altamente probable que Banxico suba su tasa de referencia hasta 50 puntos base en su reunión del 30 de junio, una vez que exista mayor certidumbre sobre las reacciones del mercado y que se haya presentado una corrección a la baja de la paridad.

Escenario 2. Por otro lado, si se descarta el Brexit, se esperaría una rápida corrección de la paridad hacia niveles cercanos a 18.00 pesos por dólar. Un ajuste al alza de la tasa objetivo de Banxico no se descarta, ya que la Junta de Gobierno también evaluará el riesgo al alza para la inflación proveniente del comportamiento reciente del mercado cambiario, a lo que se suman otros factores como la política monetaria de EU y su proceso electoral.

Hacia adelante el peso seguirá afectado por las elecciones presidenciales de EU. Al día de hoy los inversionistas y los mercados ya se encuentran preocupados por los efectos que un triunfo de Trump podría tener sobre los flujos de inversión directa y de cartera entre México y EU, situación que también aumentará las posturas a favor del dólar en el mercado cambiario.

* Economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.