Monterrey

DESCONFIANZA IMPULSA MERCADO
DE AGUA PURIFICADA

Casi el 40 por ciento de las embotelladoras que operan en la entidad son informales.
DANIEL ANGUIANO
danguiano@elfinanciero.com.mx
12 septiembre 2016 9:36 Última actualización 12 septiembre 2016 9:40
SADM

SADM estima que esta industria en NL crece a una tasa del 12 por ciento anual.

El mercado del agua purificada en Nuevo León desde sus inicios ha estado en constante crecimiento, lo que ha llamado la atención de una diversidad de emprendedores que han apostado a este negocio y el
éxito de éstos no es otra cosa que la desconfianza del usuario en el
sistema de agua potable local.

Por tal motivo, en la región es común hallar una diversidad de marcas de agua embotellada, sin embargo, el principal reto de estas empresas no está en la demanda, competencia o comercialización, sino en el abasto del líquido y en las complicaciones ambientales que genera esta industria.

De acuerdo a información del Sistema de Agua y Drenaje de Monterrey (SADM), este mercado es uno de los sectores más dinámicos de la economía, ya que crece a un ritmo del 12 por ciento anual, y se estima que lo seguirá haciendo a pasos agigantados durante los próximos años.

De acuerdo a la Asociación Mexicana de Hidráulica, México, después de Estados Unidos, es el país que más agua embotellada consume; incluso por encima de países con altas concentraciones de
población, como China y Brasil.

Esto con un índice de 223 litros de agua embotellada per cápita
anualmente.

No obstante a que el líquido bajo este formato es hasta dos veces más caro que el distribuido por las redes de agua potable, se destaca que Nuevo León cuenta con una cobertura del 97.4 por ciento del sistema de agua potable, cuando la media nacional es del 91.6 por ciento.

“En términos generales, en la industria del agua envasada se percibe
dos veces más dinero del que se recolecta por el suministro de agua
a las casas. En un ejercicio simple, basta con comparar el costo de llenar un tinaco de mil litros con agua del grifo y hacerlo con agua embotellada.

El precio entre ambas fuentes de agua se multiplica hasta en mil 500 veces”, señala SADM.

Por otro lado, a pesar del alto consumo del agua embotellada en el país y que el “plus” de ésta es su aparente limpieza, el análisis de la
Asociación Mexicana de Hidráulica señala que al menos el 22 por
ciento del agua embotellada contiene contaminantes por encima
de los niveles permitidos por los sistemas de salud.


Y añade que el 40 por ciento de ésta proviene de los sistemas de
suministro públicos municipales, o como se denomina comúnmente,
“agua de la llave”.

“El agua pública tiene que pasar estrictos controles de calidad,
mientras que el agua embotellada depende de las decisiones de la empresa que la produzca y de la cantidad de costos que se quiera
ahorrar”, explica el organismo.

Asimismo, señala que en México existen al menos 6 mil 500 embotelladoras de agua, de las cuales el 84 por ciento son microempresas.

Y que el mayor volumen de ventas se efectúa en la modalidad de garrafones, con un 83 por ciento; mientras que el resto es en presentaciones más pequeñas.

“Del total de empresas purificadoras, se estima que 2 mil 500 (38.5
por ciento) son “informales”, es decir, que llevan a cabo sus operaciones por fuera de la norma”, añade.

>