Monterrey

Cuestiona experto aplicación de nueva alza en las gasolinas

Lo que en realidad busca el Gobierno Federal es que no se le redujera su tajada de impuestos: Marco Antonio Pérez Valtier.
Arturo Bárcenas | abarcenas@elfinanciero.com.mx
02 febrero 2017 12:2 Última actualización 02 febrero 2017 12:2
gasolina

gasolina. (Especial)

Por considerar que la dinámica del precio de referencia internacional de las gasolinas que utilizan nuestras autoridades, el cual, para empezar, no es el precio real, ya que la metodología para determinarlo la decreta la Secretaría de Hacienda, mes con mes, y la cambia caprichosamente, de manera acomodaticia, según le convenga, el nuevo gasolinazo que se aplicará el fin de semana es injustificado, señaló Marco Antonio Pérez Valtier.

El socio de Economía en Pérez Góngora y Asociados destacó que con esta dinámica, lo que en realidad busca el Gobierno Federal es que no se le redujera su tajada de impuestos.

“Teniendo un manejo tan poco pulcro y tan desaseado del precio internacional, la realidad es que los precios de las gasolinas que manejan nuestras autoridades nada tienen que ver con el precio real de importarla, y quieren vendernos la idea de que es el mercado el que mueve los precios”, destacó.

El asunto de fondo, es que el Gobierno, a toda costa, quiere conservar el dinero que le está proporcionando un Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a las gasolinas que nunca contemplaron recibir al redactar la Reforma Energética, ya que el 4.7 por ciento del PIB que pidieron al Fondo Mexicano del Petróleo, lo calcularon cuando el IEPS a las gasolinas era negativo, es decir, no contemplaban percibir ingresos por este concepto.

Explicó que de manera abusiva, proponen una reforma cuando el IEPS se tornó positivo, (al caer el petróleo en 2015) para cambiarlo a una cuota fija de 4.13 pesos por litro para 2016, cuando con una cuota de 2.50 era más que suficiente para que siguieran recaudando los 194 mil millones de pesos que percibieron en 2015.

“Ahora, al actualizar este IEPS a 4.60 por litro, eso les da margen para decretar un dizque subsidio y presumirlo como apoyo a la economía familiar cuando a pesar de ese subsidio prevén incluso una mayor recaudación a la obtenida en 2016”, comentó.

Por lo anterior, sugirió que hay que legislar para eliminar el IEPS federal, toda vez que es una recaudación adicional e injustificada, considerando además que se les autorizó recibir el 4.7 por ciento del PIB de ingresos petroleros, sin contemplar IEPS alguno a las gasolinas, lo que haría que el precio de las gasolinas bajara en 3.69 pesos por litro.

“En último caso, lo más que se podría justificar, sería una cuota de un peso por litro, sí y solo sí el precio del crudo estuviera por debajo de los 50 dólares el barril”, agregó.