Monterrey

Con nuestros impuestos, el Gobierno pagará 
pensiones de los trabajadores petroleros

OPINION. Ya es tiempo de que los ciudadanos empecemos a opinar y a participar en el manejo de “nuestras” empresas, no cree Usted?
COMENTARIO ECONÓMICO
MARCO A.
PÉREZ
VALTIER
30 diciembre 2015 10:24 Última actualización 30 diciembre 2015 10:31
Marco A. Pérez Valtier

Marco A. Pérez Valtier

Como Usted, amable lector recordará, con motivo de la reforma energética, se transformó a PEMEX en “Empresa Productiva del Estado”, (que más bien es del “Gobierno Federal”), con la idea de transformarla para que operara con lineamientos más acordes a las empresas privadas, y pudiera competir en condiciones de igualdad, con las compañías que llegarían a operar los nuevos contratos petroleros.

Dentro de esta estrategia, se incluyó una disposición que facultaba al Gobierno Federal a asumir una parte de los pasivos laborales de PEMEX, con el objetivo de reducir esta carga financiera y proporcionarle mayores grados de libertad para competir en el nuevo entorno de negocios.

A la letra, el Artículo Tercero Transitorio de la Reforma a la Ley General de Deuda Pública, publicado el pasado 11 de agosto del 2014, señalaba:
“El Gobierno Federal podrá asumir una proporción de la obligación de pago de las pensiones y jubilaciones en curso de pago, así como las que correspondan a los trabajadores en activo de Petróleos Mexicanos y sus organismos subsidiarios reconocidas a la entrada en vigor del presente Decreto y registradas actuarialmente en sus estados financieros, conforme a las estipulaciones contractuales vigentes en esa misma fecha, siempre que, dentro del año siguiente a la entrada en vigor del presente Decreto, Petróleos Mexicanos alcance un acuerdo para modificar el contrato colectivo de trabajo aplicable en la empresa y en los organismos subsidiarios, modifique el Reglamento de Trabajo del Personal de Confianza de Petróleos Mexicanos y Organismos Subsidiarios, e implemente un Programa de Austeridad en el Gasto.”

Sin embargo, PEMEX incumplió con el requisito de alcanzar un acuerdo con su Sindicato dentro del plazo de un año estipulado por la Ley, ya que lo que alcanzó, dentro de ese término, fue un acuerdo de “aplazamiento” por 90 días, con el Sindicato, el cual concluyó el pasado 12 de noviembre.

Es decir, la Secretaría de Hacienda, de manera ILEGAL, procede a asumir 50 mil millones de pesos de deuda para financiar el pago de pensiones de PEMEX.

Resulta aberrante que los ciudadanos, luego de pagar precios por las gasolinas y el diésel que son un 60 por ciento superiores a los precios Internacionales, no obstante que el petróleo es “nuestro”, ahora nos impongan una carga adicional para pagar las generosas pensiones que disfrutan los trabajadores petroleros, que gravitará sobre los ingresos públicos.

No es posible que estos trabajadores petroleros sigan gozando de salarios y de pensiones muy por encima de las que perciben los trabajadores mexicanos, y sin aportar un solo peso de su salario, dilapidando parte de la riqueza petrolera que debería beneficiar a todos los mexicanos.

Resulta inaudito, además, que no obstante la caída estrepitosa en los precios del petróleo, PEMEX siga ofreciendo a su Sindicato incrementos de casi el 6 por ciento en sueldo y prestaciones, cuando la inflación oficial es inferior al 3 por ciento, como si estuvieran en jauja.
Ya es tiempo de que los ciudadanos empecemos a opinar y a participar en el manejo de “nuestras” empresas, no cree Usted?.

* El autor es especialista en estudios económicos y de fi- nanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.


Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.