Monterrey

Champaña: La mejor manera de empezar una comida

La próxima ocasión que compres champaña, fíjate en estos indicadores: Brut, extra dry, sec y demisec, los cuales reflejan el grado de dulzor que percibimos en el paladar.
Héctor López
24 julio 2014 23:7 Última actualización 25 julio 2014 5:0
[La demanda de Francia representa 51 por ciento de las ventas totales de champaña. / Reuters] 

[La demanda de Francia representa 51 por ciento de las ventas totales de champaña. / Reuters]

MONTERREY.- A una hora y media al norte de Paris esta Champagne, región donde se elabora la champaña. Este vino que tanto evoca celebración y asociamos con el brindis de año nuevo, tiene un proceso artesanal que lo hacen formar sabores y aromas muy particulares, y a la hora de maridarlos con comida mexicana, se vuelven todo un gusto.

El verano es la mejor excusa para experimentar con vinos ligeros que se toman frescos y la champaña cumple con ambos.

Champagne es la única ciudad autorizada para hacer vino espumoso bajo este nombre, todos los demás espumosos realizados en Francia se llaman Cremants, y en el resto del mundo son solo vinos espumosos – sin hacer a un lado el Cava Español y el Franciacorta Italiano- elaborados bajo el mismo proceso y que son un -deleite-con la cocina tradicional de sus países de origen.

El método de elaboración es el Champenoise o Método Tradicional. El cual involucra una segunda fermentación en la botella de las uvas Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonnay, ésta fermentación forma en el vino las particulares burbujas.

Antes de salir de la bodega, el vino pasa por lo menos 15 meses en las cavas, donde las botellas se colocan en estantes con forma de A. Aquí un - remeur-, quien es el que manualmente les da vueltas para que las levaduras se vayan al cuello.

Descorchan la botella por primera vez para quitar dichas levaduras y agregan mas vino y azúcar, En este punto el enólogo puede decidir que tan dulce será la champaña.

Los aromas que se perciben al oler la copa son increíbles, pan, levadura, flores y fruta. La champaña es el vino que fácil podemos acompañar con platillos tradicionales de la cocina mexicana que por su ligereza, burbujas y frescura, limpia el paladar y realza nuestros sabores.

Hace algunos meses me tocó hacer cena maridaje con un grupo de amigos, probamos el mole manchamantel - un clásico de Oaxaca-, el cual utiliza durazno, pera, manzana y plátano como ingredientes principales; bañamos con este mole unos pollitos de leche, horneados con romero y mantequilla. El maridaje estaba claro: champaña.

Servimos una brut, con notas muy florales. Todos nos quedamos sorprendidos con la explosión de sabores frutales, herbales, y el equilibrio entre la acidez y el dulzor, realzados gracias al vino.

¿En que copa servir? Simple: la flauta es la mejor opción. Porque podemos apreciar claramente las burbujas, que entre más finas y persistentes sean , mejor es el vino. Existen también otros estilos mucho más abiertos en la boca de la copa, para poder apreciar mejor los aromas.

La mejor parte como en todas las degustaciones de vino, es probar. La siguiente cena que tengas, lleva una botella de espumoso y acompáñala con la comida, Veras como cambia la precepción de todo.
¡Te dejo una guía rápida de cómo abrirla sin que explote!