Monterrey

BREAD abrirá en enero Mofin, su primera cafetería en San Pedro

De arrancar con sólo dos personas en 2010, en una pequeña oficina de Monterrey, hoy Bread es una empresa que cuenta con al menos 30 empleados y una operación de 24 horas al día, la mayor parte del año.
Daniel Anguiano
21 diciembre 2014 21:12 Última actualización 22 diciembre 2014 5:0
Bread. (El Financiero)

Bread. (El Financiero)

MONTERREY.- De arrancar con sólo dos personas en 2010, en una pequeña oficina al sur de Monterrey, hoy es una empresa que cuenta con al menos 30 empleados y cuya operación está activa durante las 24 horas del día, la mayor parte del año.

Se trata de la pyme BREAD panaderos artesanales, un negocio iniciado por Bernardo Flores y Alejandro Reyes que inició por su pasión al pan y que con esfuerzo y dedicación se ha colocado en el gusto del mercado regiomontano, bajo un modelo europeo.

“Empezamos tratando de hacer el pan que nos gustó, que probamos en un viaje a Europa, en hacerlo para nosotros. Sin que fuera ya una decisión de que la ruta a seguir fuera una panadería; aunque tampoco lo descartamos”, comentó Bernardo.

Y aunque en opinión de Bernardo, dentro de un plan de expansión es complicado hacer una réplica de BREAD, eso no les quita el interés en otros proyectos, por lo cual, en enero próximo estarán dando a conocer una extensión de la empresa.

“Nosotros creemos que reproducir BREAD como tal no es fácil, no estamos en la capacidad financiera de hacerlo y creemos que muchos de los lugares que valen la pena son en donde puedes encontrar a los creadores del concepto y que están ahí pegados, es su base”.

“Entonces, con eso en mente, estamos abriendo un nuevo concepto dentro del paraguas de BREAD, que es una cafetería, donde se ofrecerá una buena barra de cafés y con toda la parte de panadería y repostería, con el valor agregado de que todo está horneado en el momento”, dijo.

Esta nueva cafetería tendrá por nombre Mofin, “como el quequito”, indicó Bernardo; y estará ubicada en el desarrollo inmobiliario llamado High Park, en San Pedro.

Por su parte, Alejandro comentó que a pesar de que cuentan con personal en todas las áreas del negocio, ambos se involucran de lleno en la operación.

“Estamos metidos tanto en la producción como en la administración, tenemos apoyo en los dos lados, pero metemos las manos en la panadería todos los días. Supervisamos la calidad, desarrollamos productos nuevos, calidad de insumos”, etc.

En cuanto a los productos de BREAD, Bernardo explicó que estos están enfocados al pan de mesa, con una influencia netamente europea; y aunque no predominan las opciones dulces, sí las hay.

“Con los clásicos ha sido más sobresaliente, el pan francés, la panadería italiana, tenemos masa de pizza, algunas cosas con centeno, que se utilizan mucho en la panadería alemana. Y usamos los granos ancestrales, con la técnica de masa madre, emulando lo que sucede en San Francisco y estas regiones”, dijo.

Destacó que, “en la medida de lo posible viajamos para tomar cursos, principalmente en Estados Unidos, somos parte de una comunidad de panaderos y estamos relacionados con lo que ellos están haciendo y lo que hacemos y es capacitación para nosotros”, indicó Bernardo.