Monterrey

Bono del adiós

OPINIÓN. El bono que reciban Diputados y Senadores será libre para ellos sin el correspondiente pago de impuestos ¿Se vale, es legal que no paguen impuestos? Pues sí, dado que ellos tienen el sartén por el mango y deciden que es legal y que no. 
WIKI-LÍTICO
Miguel Moreno Tripp
morenotrip@ gmail.com.mx
20 noviembre 2017 21:50 Última actualización 21 noviembre 2017 7:30
Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Tanto los Senadores como los Diputados hicieron las diligencias necesarias y claro que de manera eficiente y expedita, para asegurarse el cínicamente llamado bono del adiós. De acuerdo a varios medios, la suma será de 316 millones de pesos para los 128 Senadores. En cuanto a los Diputados, la cifra es de 864 mil pesos adicionales por cada uno.

De entrada: todo lo que reciban será libre para ellos sin el correspondiente pago de impuestos ¿Se vale, es legal que no paguen impuestos? Pues sí, dado que ellos tienen el sartén por el mango y deciden que es legal y que no. ¿Es inmoral? Considerando las carencias de México, ¿hace falta contestar esa pregunta?

Por otra parte, los podemos crucificar por auto-asignarse cantidades millonarias, ya que como bien dice el dicho “el que parte y reparte se queda con la mejor parte”. Sin embargo y aceptando sin conceder la necesidad de que sean bien recompensados, sería entendible que cobren lo que cobran: nos quejamos de su quehacer (o falta de) pero, ¿estaría Ud. dispuesto a renunciar por tres años a su trabajo para irse de Diputado o Senador? ¿al terminar la legislatura y de acuerdo al principio de no reelección, que pasaría? Además, hay que tener una piel bien gruesa por las críticas, burlas y groserías en las redes sociales. Francamente, yo no le entro.

Tratando de analizar las cosas desde un punto de vista racional, quizá la pregunta debiera ser: ¿Qué beneficio nos dejan todas esas cantidades millonarias de gasto a los contribuyentes que finalmente somos los que pagamos (especialmente los cautivos)? Los que no pagan impuestos -o no completos-, quizá debería haber un anuncio que les indicara que hacer: “favor de abstenerse de opinar.”

Si tuviéramos leyes y sus correspondientes reglamentos que lograran que México fuera un país desarrollado, sin pobreza, marginación o con hiriente desigualdad así como incluyente; sin violencia, injusticia o corrupción y al que no le guste o no pueda comportarse o convivir adecuadamente en la vida social, tuviera de dos sopas (a escoger): o se va a otro lado o se va a la cárcel; que dichas leyes promovieran que México fuera un campo fértil para el desarrollo del individuo a través del trabajo digno, remunerado y que no se nos olvide: tiene que ser productivo. Si fuera así, entonces que poquito cobraron los legisladores y merecen mucho, muchísimo más por sus servicios prestados.

¿Qué les impide llegar a lograr eso, que es en beneficio de todos los mexicanos? ¿Por qué no lo hacen? ¿No le parece absolutamente irracional que no legislen para llegar a eso? ¿Alguien se los impide? ¿Es moralmente justificable que, argumentando posiciones políticas encontradas, haya gente que no tenga que comer?

Dejarán las curules el año que entra y se dedicarán a quien sabe que, con un colchoncito para amortiguar la caída en sus ingresos. ¿Se lo ganaron?

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director Gen- eral de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcio- nar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.