Monterrey

Barrio Antiguo genera especulación

Selene Velázquez, propietaria de la firma restauradora Restáurika, comenta que no existe una oposición a que la zona se desarrolle económicamente, sino que se trata que el patrimonio arquitectónico del Barrio Antiguo conviva con la dinámica y sea protegido.
Daniel Anguiano
20 septiembre 2015 22:9 Última actualización 21 septiembre 2015 5:0
Monterrey

Un edificio antiguo puede tener el uso que le quieras dar, señala Velázquez. (Cuartoscuro)

MONTERREY.- Luego del abandono que sufrió la zona del Barrio Antiguo tras la crisis de violencia que se vivió en Nuevo León hace unos cinco años, actualmente se vive una recuperación en los establecimientos de esta zona de la ciudad.

Incluso, se han generado planes de inversión como el corredor peatonal de la calle Morelos, la cual requirió un capital de 21 millones de pesos para desarrollar el proyecto que fue concluido en diciembre pasado. Y actualmente se construye el Mercado Gourmet, una obra que ha levantado polémica.

A la par de esta nueva dinámica en la zona crecen un par de fenómenos; por un lado, la molestia de los vecinos y defensores del patrimonio arquitectónico por el desarrollo del Mercado, pues la arquitectura del proyecto rompe con el contexto de la zona.

Y por otro lado, ha surgido la especulación en los terrenos e inmuebles aledaños, donde incluso, en algunos casos, los precios se estarían cotizando en dólares.

“Con toda esta cuestión de la violencia, la gente se empieza a ir, entonces, ¿qué es lo que sucede? La gente se va, las propiedades se ponen en venta o renta y hay una especulación inmobiliaria y hay otra patrimonial. Mucho de lo que sucede aquí es mera especulación”, explicó Selene Velázquez, propietaria de la firma restauradora Restáurika.

Comentó que no existe una oposición a que la zona se desarrolle económicamente, sino que se trata que el patrimonio arquitectónico del Barrio Antiguo conviva con la dinámica y sea protegido.

“Un edificio antiguo puede tener el uso que le quieras dar, realmente no tiene que ser un uso cultural todo el tiempo, pero el edificio tiene que generar, económicamente hablando. Puedes darle el uso que quieras, pero tienes que respetar la arquitectura del edificio”, dijo.

Mencionó que algunas de las propiedades que se encuentran en las calles aledañas al Barrio Antiguo, tienen precios cercanos a los 10 millones de pesos.