Monterrey

Bajan elementos de Fuerza Civil; delitos se incrementan

El número de efectivos no sólo está lejos de alcanzarsem sino que se redujo en 16 por ciento en la presente Administración. 
DANIEL ANGUIANO
danguiano@elfinanciero.com.mx
18 mayo 2016 9:9 Última actualización 18 mayo 2016 12:34
Fuerza Civil

DÉFICIT. Medina prometió 15 mil elementos al 2015, cifra que no se logró.

El cuerpo policiaco, conocido como Fuerza Civil, dado a conocer en 2010, para contener la ola de inseguridad que sufrió Nuevo León en ese entonces, ha disminuido su efectividad al contar ahora con una menor cantidad de elementos, lo que ha generado un alza en los delitos.

En sus orígenes, el modelo tuvo el apoyo de las empresas que conforman la iniciativa privada de Nuevo León, pues en esencia le daba una dignificación a la actividad de los policías en un entorno de elevada inseguridad.

Al momento de su lanzamiento, el ex gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, hablaba de contar con una corporación de 14 mil elementos activos para 2015, cifra que no sólo no se alcanzó, sino que hoy en día ha disminuido, a cerca de 3 mil 500 policías, según indican expertos en el tema.

Ante la reducción en los elementos de esta corporación, la inseguridad en la entidad ha ido al alza en los últimos meses, destacando los ilícitos de robos a negocios, a instituciones financieras y homicidios dolosos, según se desprende de reportes de la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León.

Un experto en seguridad consultado por El Financiero y quien prefirió el anonimato, señaló que “el gobierno de Medina dejó en octubre de 2015 a 4 mil 239 elementos de la Fuerza Civil, pero para mayo de este año ya solamente existen 3 mil 451, lo que significa una reducción de 16.6 por ciento”.

Dijo que con Medina se tenía el objetivo de formar mil 800 policías por año para llegar a 14 mil elementos activos, un objetivo que no se concretó.

Datos públicos de Fuerza Civil indican que cerró el 2013 con 3 mil 107 elementos en sus filas, mientras que a mitad del 2014, el entonces Jefe de la oficina del gobernador, Jorge Domene Zambrano, explicó que durante dicho año se contratarían mil 500 elementos más y una cantidad similar en 2015, para llegar a una meta de 7 mil miembros, apenas el 50 por ciento de lo presupuestado.

“Ahora en la gestión de Jaime Rodríguez Calderón no se están haciendo los esfuerzos necesarios para elevar el número de efectivos y esto se debe a que la estrategia ahora es que la vigilancia esté a cargo de la policía militar”, dijo el especialista.

Resaltó que “es una lástima que se esté politizando el tema, cuando uno de los factores para reducir la inseguridad había sido “ciudadanizar” el seguimiento de los cuerpos policiacos.

“De hecho, ya no está operando el comité de Alianza por la Seguridad, en donde los diferentes sectores aportaban su punto de vista para mejorar el trabajo de la seguridad del Estado”.

Afirmó que una de las causas del repunte de la inseguridad en Nuevo León se debe a que la estrategia para enfrentarla ha cambiado radicalmente.

Los resultados saltan a la vista y la inseguridad se ha elevado de manera significativa, comentó.

“Parte del problema es que la policía militar tiene otros protocolos muy diferentes. Por ejemplo, mientras que antes iban dos unidades de Fuerza Civil resguardándose con 5 elementos en cada una, hoy van aisladas y con solo dos elementos”, señaló el experto.