Monterrey

Algunas inconsistencias con relación a las modificaciones hechas por los Diputados a la Ley de Ingresos para 2017

Opinión.  Se argumenta una mayor recaudación de impuestos en agosto y septiembre de 2016, y con ese argumento se incrementa la estimación de impuestos para 2017 en más de 10 mil millones de pesos.
COMENTARIO ECONÓMICO

MARCO A. PÉREZ VALTIER
​mperezv@perezgongora.com
26 octubre 2016 9:42 Última actualización 26 octubre 2016 11:27
Marco A. Pérez Valtier

Marco A. Pérez Valtier

El Dictamen aprobado por la Cámara de Diputados para la Ley de Ingresos 2017, incrementa los Ingresos presupuestales en 51 mil 380.2 millones de pesos, pasando los ingresos totales a percibir de
4,837,512.3 millones de pesos, a 4,888,892.5 millones de pesos, es decir, un aumento del 1.06 por ciento.

Las cuatro fuentes de estos mayores ingresos son las siguientes:
1) Mayor recaudación impositiva por 10,018.9 millones de pesos, argumentando un mejor desempeño recaudatorio en agosto y septiembre de este año, 2) Una mayor estimación de Aprovechamientos por 23,991.4 millones de pesos, la cual NO se explica en el Dictamen de donde provendrá, 3) Un ajuste al tipo de cambio de 0.42 pesos, (pasando de 18.20 a 18.62 pesos por dólar) y 4) Un incremento en la plataforma de extracción de petróleo de 19 mil barriles diarios.

Las inconsistencias de estos mayores ingresos son las siguientes:
1) Se argumenta una mayor recaudación de impuestos en agosto y
septiembre de 2016, y con ese argumento se incrementa la estimación
de impuestos para 2017 en más de 10 mil millones de pesos.

La realidad es que la recaudación para 2017 estará determinada por las variables económicas de ese mismo año, en particular el crecimiento de la economía, la generación de empleos y la inflación, por señalar los
más importantes.

Por ejemplo, la recaudación de IVA que habrá en 2017, nada tiene que ver con lo que se haya recaudado en 2016, ya que dependerá del PIB nominal que se genere en 2017, y particularmente del componente de Consumo, variables que NO se modifican, por lo que el aumento de
3,594.2 millones de pesos, en la recaudación de IVA, es bastante cuestionable.

De la misma manera, la recaudación de ISR se debe proyectar con
base en las utilidades que se espera generen las personas morales en
2017, así como la masa salarial proyectada, variables que tampoco se
modifican, por lo que el aumento de 6,424.7 millones de pesos en ISR
tampoco se sustenta.

2) También preocupa que se acude nuevamente al expediente de
incrementar el rubro de “Otros Aprovechamientos” sin señalar que fue lo que consideraron y de dónde provendrán estos mayores ingresos por 23,991.4 millones de pesos, ya que pasan de 56,312.4 millones de
pesos a 80,303.8 millones de pesos.

3) Con relación al ajuste a la plataforma de extracción de petróleo y al tipo de cambio, los cuales suponen habrán de aportar 17,369.9
millones de pesos, es importante señalar que el 43 por ciento de estos
mayores ingresos se quedarán en PEMEX, por lo que no se puede
“disponer” de estos mayores ingresos para el Presupuesto del Gobierno Federal, siendo el disponible para mayor gasto del Gobierno solo 9,927.8 millones de pesos, provenientes de las mayores Transferencias que haría el Fondo Mexicano del Petróleo por el mayor pago de derechos de PEMEX.

En conclusión, preocupa que nuestras autoridades Hacendarias no
hayan corregido a los señores Diputados y hayan aceptado que se aumenten los ingresos esperados para 2017 sin un sustento real, particularmente la recaudación de impuestos, para acomodar las mayores presiones de gasto, ya que esto conducirá a un mayor déficit, o a futuros recortes del gasto.

* El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.