Mis Finanzas

Receta para comprar
casa sin casarse 

Compromiso financiero. Adquirir casa en pareja puede complicarse sin la figura legal del matrimonio, en caso de requerir crédito o de dificultades posteriores, pero hay forma de proteger a ambas partes.
Eduardo Aguilar
04 julio 2016 22:35 Última actualización 05 julio 2016 5:5
casa

Si la pareja pueda comprar la casa de contado no hay problema, pues la propiedad se puede escriturar a nombre de ambos. (Alejandro Gómez)

Si una pareja no está casada, la compra de una casa puede ser una situación difícil, pues instituciones como Infonavit y Fovissste no permiten la unión de créditos sin el matrimonio. Sin embargo hay alternativas para solventar esto.

En caso que la pareja pueda comprar la casa de contado no hay mayor problema, pues la propiedad se puede escriturar a nombre de ambos.

Pero en caso de requerir un crédito, algunos financiamientos bancarios permiten la copropiedad de las parejas sin la necesidad del matrimonio por lo que podrían ser una alternativa viable para fungir como acreditado y coacreditado.

Mientras que si se deciden por un financiamiento que no permite la copropiedad, hay varias formas de garantizar el patrimonio de ambos.
La primera es la firma de un contrato que reconozca la aportación de ambas personas al pago de la hipoteca y otros gastos relacionados con el hogar y que establezca una división de la propiedad de acuerdo a los porcentajes acordados por ambas partes.

TIPS
De ser posible, se sugiere comprar la vivienda de contado o terminar de pagarla para poner el nombre de ambos en la escritura.

Si no se quiere establecer una copropiedad, la opción más sencilla es la de un préstamo con pagarés o con el propio inmueble como garantía.

La mejor opción es consultar a un asesor legal para encontrar la solución que se adecue mejor a las necesidades de la pareja.

Cuauhtémoc Tapia, abogado de Tapia y Asociados, aconsejó notariar el contrato sin importar el valor del inmueble. “Si lo haces privado (el contrato) no representa ningún gasto, pero también es muy difícil hacerlo valer ante un juzgado, aunque hubiera testigos”, apuntó.

Si la casa ya no tiene deudas, existe también la opción de realizar una venta o donación del porcentaje deseado a la otra persona de la pareja. Es importante recordar que esto conlleva gastos notariales e impuestos (ISR) por donación de hasta 20 por ciento del valor de la operación.

En caso que aún se esté pagando la casa, es posible realizar la venta si se cuenta con la aprobación del banco o institución crediticia, por lo que es recomendable discutir la opción con ellos antes de la compra. Este trámite tiene un costo notarial de entre cinco y siete por ciento del valor de la propiedad.

Luis Eduardo Paredes, presidente de la Comisión de Comunicación del Colegio de Notarios de la Ciudad de México dijo que la copropiedad suele tener complicaciones y provocar pleitos entre los propietarios. Por tanto sugirió establecer un préstamo mediante pagarés para blindar el dinero de aquél que no está registrado como propietario del inmueble.

En caso que los involucrados tengan los recursos suficientes para establecer un fideicomiso, esta puede ser otra opción viable, pues se puede otorgar a éste la administración del inmueble estableciendo tantas reglas de operación como sean necesarias.

Algunos especialistas recomiendan el testamento público abierto, que tiene un costo de cuatro mil pesos por honorarios de notarios, pero Tapia resaltó que esta opción no otorga beneficios al heredero en vida del propietario y que éste podría reescribirse en caso de separación, pues no existe una figura de testamento permanente.

Paredes sugirió acudir con un asesor legal. “No se puede decir que todos los casos se solucionen de la misma forma, siempre hay que analizar todas las circunstancias y hacer un traje a la medida de las necesidades de la pareja”, dijo.

El consejo de Paredes: “Es mejor casarse. Es un tema de eminente seguridad jurídica”.3