Mis Finanzas

Quiero un auto nuevo
¿a crédito o leasing?

Si deseas adquirir un vehículo este año, puedes contrastar las opciones de arrendarlo o de comprarlo a crédito. Si prefieres cambiar de modelo con regularidad, puedes sacar ventaja fiscal de la figura de leasing o bien pedir un crédito para personalizarlo y venderlo cuando lo desees.
Nancy Rodríguez
27 enero 2015 23:32 Última actualización 28 enero 2015 15:17
Coche

Ya sea por leasing o compra, analiza todos los pros y contra al adquirir un auto. (Sabina Iglesias)

CIUDAD DE MÉXICO.- Si este año planeas adquirir un auto nuevo, considera que puedes comprarlo a crédito o arrendarlo (leasing). Pero antes de elegir entre estos esquemas, considera tus necesidades.

Por un lado, la compra a crédito da certeza que el automóvil será tuyo al finalizar los pagos, que podrás conservarlo el tiempo que lo desees y revenderlo, además de que puedes personalizarlo.

Por otra parte, el arrendamiento o leasing da la posibilidad de renovar el contrato si así se desea, te permite cambiar de modelo cada dos o tres años y las cuotas son menores que las que pagaría por un crédito.

Algunas arrendadoras como Tip México dan la opción de llegar a un acuerdo de comprar el auto al finalizar dicho contrato.

Raymundo Tenorio, director de la carrera de Economía y Finanzas del ITESM, dijo que el crédito personal puede ser con instituciones bancarias o con las arrendadoras, a tasas de interés fijas.


En ambas modalidades la acreedora te ofrecerá un seguro. Se aconseja que éste cubra daños a terceros y que ofrezca un seguro de vida.

“Hoy en día con la reforma financiera hay más ventajas, pues antes el seguro era un producto condicionado y hoy puede inclinarse por otra opción”, explicó.

El catedrático destacó que el arrendamiento conviene a las personas con actividad empresarial o a profesionistas que reciben honorarios, pues podrían trasladar a su contabilidad personal el pago mensual de la renta.

Otra ventaja del leasing es que se puede decidir no renovar el contrato si las tasas son altas al momento de firmarlo.

“Si decido al año o a los dos años revocar el contrato, un cambio en las tasas de interés me podría afectar o beneficiar; si elijo renovar, puede ser que tome la coyuntura de una mayor o menor tasa de interés”, expuso Tenorio. En contraste, las tasas de interés en un crédito se mantienen sin cambio durante todo el tiempo que dure el crédito.

Luis Yndigoyen, director de Comparabien.com, comentó que al momento de evaluar los planes, los usuarios deben considerar el kilometraje que recorren por año, ya que en una renta existen penalizaciones si hay excesos.

“En el proceso de leasing o arrendamiento, te despreocupas por estar vendiendo, si es que te gusta estar cambiando de auto cada dos años. Al momento de contratarlo, nada más te dedicas a conducirlo”.

El director de Comparabien.com, subrayó que al comprar un automóvil el propietario puede hacerle los cambios físicos o mecánicos que decida, en tanto que una arrendadora restringe cualquier tipo de ajustes al aspecto del auto.

El monto que se sugiere destinar a la deuda del crédito automovilístico o del arrendamiento, incluyendo la suma de todos sus pasivos, es menor a 40 por ciento de tu ingreso.

Por último, Yndigoyen precisó que al elegir entre leasing o comprar mediante crédito, valores realmente tus necesidades y los gastos en que incurrirás al adquirir el vehículo.

“Ya que puede ser muy cómodo trasladarse en auto, pero los gastos de gasolina absorberán recursos de su bolsillo”, apuntó.