Mis Finanzas

Fideicomisos, útiles para cuidar tu patrimonio

A pesar de sus elevados costos, los fideicomisos son instrumentos financieros flexibles que se pueden destinar para la educación de los hijos o para resguardar recursos de menores de edad.
Eduardo Aguilar
15 agosto 2016 23:9 Última actualización 16 agosto 2016 5:0
Fideicomisos.

El fideicomiso tiene beneficios como el estímulo fiscal a la inversión de bienes inmuebles, que permite diferir el impuesto sobre la renta. (El Financiero)

El fideicomiso es una herramienta útil para destinar bienes a finalidades variadas, lo que lo convierte en un instrumento flexible que puede resolver situaciones que serían complicadas con un contrato tradicional.

El primer tipo de fideicomiso es el de administración de recursos.

Puede utilizarse, por ejemplo, para garantizar la educación de tus hijos o para administrar y resguardar recursos de menores de edad.

Hay también fideicomisos de garantía, mediante los cuales el fideicomitente transmite la propiedad de bienes o derechos al fiduciario para garantizar el cumplimiento de obligaciones propias o de un tercero. Por ejemplo, ser un respaldo para la obtención de un crédito.

El fideicomiso de participación conjunta es una figura con la que varias personas físicas y morales pueden participar en un negocio mediante el otorgamiento de bienes o recursos económicos. En éste, la institución fiduciaria realiza todas las operaciones y reparte las utilidades a los participantes.

Actualmente, todos los fideicomisos son traslativos de dominio, es decir, su finalidad es lograr la transmisión de dominio, pasando del fideicomitente al fiduciario y de éste al fideicomisario.

Normalmente se persigue una finalidad especial como mejorar el inmueble o la garantía de un crédito de adquisición. En este sentido se combina la finalidad traslativa, con alguna de las anteriores.

Todos los fideicomisos requieren de una institución fiduciaria encargada de administrar el fideicomiso, un fideicomitente, que es la persona que transmite bienes o recursos al fideicomiso, y en la mayoría de los casos un fideicomisario, que es la persona que obtiene beneficios a partir del establecimiento de esta figura.

Luis Eduardo Paredes, presidente de la Comisión de Comunicación del Colegio de Notarios de la Ciudad de México dijo que el fideicomiso tiene la ventaja de destinar un bien a un fin lícito determinado, estableciendo reglas con completa libertad y con una institución fiduciaria obligada a supervisar su cumplimiento.

Además tiene beneficios como el estímulo fiscal a la inversión de bienes inmuebles, que permite diferir el impuesto sobre la renta.

Pero también tiene desventajas. “Es buena opción para personas de altos ingresos, pues son caros en México. Se hacen principalmente con bancos que cobran un honorario fiduciario”, dijo Paredes.

TIPS

1.- Se sugiere acercarse a un especialista para conocer de forma más detallada las condiciones del fideicomiso de tu elección, según tus necesidades.

2.- Se recomienda elegir el tipo de fideicomiso que cubra tus requerimientos y redactar las reglas de éste con la asistencia de un notario o de un abogado.

3.- Compara los costos administrativos de diversas instituciones fiduciarias, pues este es uno de los gastos más importantes de un fideicomiso.

>